Entre abril y mayo de 2016, la organización inició un programa de ayuda. A la fecha, 11 países colaboran con esta propuesta.

Caracas. Una asamblea realizada en la plaza Altamira a finales de marzo de 2016 en donde se hablaba de la importancia de declarar una crisis humanitaria, y que contó con la participación de más de 300 pacientes con patologías crónicas, promovió la iniciativa de Acción Solidaria (AS) de tender una mano amiga al más necesitado.

En ese encuentro se dieron cita enfermos oncológicos, renales, con Parkinson, hipertensos, con afecciones pulmonares, con colitis, hemofílicos, hepatitis C, con problemas neurológicos, así como las madres de los niños recluidos en el hospital J. M. de Los Ríos, con VIH-Sida y otras patologías. Hablaron sobre cómo los afectaba la escasez de medicinas, que en ese entonces rondaba 97 %.

“Fue eso lo que nos motivó, ahí se le dio más fuerza a este programa. Con esos testimonios plasmados que eran muy dramáticos pues la gente decía que no quería morir por la falta tratamientos, comenzaron a llegar donaciones de distintos lugares. Nosotros en colaboración con otras organizaciones pensamos en cómo organizarnos mejor y beneficiar a más personas”, contó Feliciano Reyna, director ejecutivo de AS.

Lee también
Los de baja talla luchan a diario para ser grandes personas

Al principio llegaban cajas con donativos de cualquier cosa. Y eso no era malo, pero debían organizarlo. Así fue como elaboraron una lista de productos: 220 medicamentos para adultos, 180 para niños y 80 insumos y suplementos nutricionales.

Esa lista la enviaron a diferentes partes y de inmediato comenzaron a llegar las cajas con los productos, principalmente antipiréticos, para la diabetes, anticonvulsivos, ansiolíticos, antidepresivos y fármacos para el alzhéimer.

Para mayor información sobre cómo se desarrolla el proceso de donaciones, puede llamar al 0212-9522020 a partir del lunes 6 de marzo, de 9:30 a. m. a 1:00 p. m. También por las redes sociales puede conocer más de las listas disponibles: @AccionSolidaria. Es necesario que presente el récipe y copia de la cédula de identidad.  

De junio a enero de este año, dijo Reyna, han entregado 3680 donaciones. “Se nos facilitó que ya teníamos el programa de atención telefónica para los casos de VIH-Sida y lo que hicimos fue usarlo para este proyecto. La gente lo que tiene que hacer es llamar, verificar que está el medicamento, reservarlo y retirarlo el día siguiente“.

Ahora el sistema se está ampliando gracias a que les donaron dos líneas telefónicas y un sistema para hacer inventario de la mercancía.

Durante el asueto de carnaval lo instalaron y ahora tendrán más cobertura para la demanda y también para la recepción de las donaciones que están llegando de 11 países de América Latina, Estados Unidos y Europa.

Lee también
El Proyecto Tapíz promueve activistas sociales en barriadas caraqueñas

“Lo importante de toda esta labor es que hasta la fecha no ha habido trabas gubernamentales. Nos llegan 10 o 15 cajas y todas entran sin problemas, y ojalá los funcionarios entiendan que esto es para atender casos de salud y no obstruyan en lo sucesivo el plan”.

Recientemente, entregaron paquetes de antipiréticos y analgésicos a 18 líderes indígenas y llevaron donaciones a seis hospitales: J. M. de Los Ríos, Magallanes de Catia, Periférico de Coche, El Llanito, Pérez Carreño y Clínico Universitario.

“Esto que hacemos es importante pues se trata de salvar vidas y lo que hemos visto es muy dramático, como el caso de una señora que tenía tres días sin salir de su casa. Ella decía que si lo hacía, se iba a ahogar, porque no conseguía el medicamento para el asma. Cuando lo encontró aquí, era como si el alma le volviera al cuerpo. Así nos pasa con la gente que sufre un ACV, con los oncológicos. Por eso apostamos a que esta labor no se consiga con trabas en el camino”.

Foto referencial: Cheché Díaz


Join the Conversation