Raymond Orta, especialista en delitos informáticos, indicó que actualmente en el país opera una red internacional de robos y hurtos de equipos móviles, que se apropia de los datos de la víctimas a través de su usuario y contraseña.

Caracas. Samuel Hernández iba en su carro en plena tarde caraqueña, la cola transcurría lenta, como todos los días. Hasta que dos golpes en su ventana lo sacaron de sí: un par sujetos, pistola en mano, le pidieron el celular. Entre el miedo y la impotencia, entregó el equipo. Al poco tiempo los delincuentes se perdieron entre el tráfico con el botín.

Según estimaciones de la asociación Paz Activa, al mes se reportan hasta 100.000 celulares robados en el país, por lo que resulta el delito más común.

De acuerdo con su director, Luis Cedeño, los motorizados que cometen este tipo de crimen apenas son una parte del entramado que opera en el robo de celulares, lo que calificó como “crimen organizado”.

“El que roba el equipo no es el mismo que lo procesa y lo vende. Aproximadamente, los motorizados pueden llegar a robar hasta cinco celulares en una cola. Pero también están los pegadores, los aguantadores y los procesadores”, indicó el sociólogo.

Los pegadores son aquellos que usan la fuerza para robar los equipos. Diariamente pueden acumular hasta 30 móviles en sus bolsos, según Cedeño. En la escala le siguen los aguantadores, quienes reciben la mercancía y pagan por los equipos, y repuestos de acuerdo a la gama del móvil.

Los procesadores se encargan de clasificar los teléfonos para decidir cuáles van a las cárceles —normalmente los de menor valor— y cuáles vuelven al mercado para ser revendidos.

El pasado 20 de febrero funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana incautaron 500 celulares en tiendas ubicadas en los centros comerciales City Market, Doral Baralt y Metrocenter, ya que los establecimientos compraban y vendían equipos robados.

Lee también
8 claves para evitar comprar un celular robado

Raymond Orta, especialista en delitos informáticos, relató que actualmente en el país opera una red internacional de robos y hurtos de celulares.

“Hay un caso que ocurrió hace dos semanas: a la víctima le hurtaron su celular iPhone y después de anular y recuperar la línea, recibió una llamada internacional en la que le indicaron que tenían la ubicación del aparato”.

El dueño, luego de colgar, recibió un mensaje de texto que lo invitaba a visitar una página web en la que también ubicaría a su equipo móvil. Este modus operandi ocurre normalmente con quienes poseen teléfonos iPhone, pues todas las cuentas están asociadas y lo que buscan los delincuentes es que la víctima ingrese su usuario y contraseña para luego robarle los datos.

“El link que envían [elecluod-data.com] se asemeja a la de icloud, el sistema de almacenamiento de Apple (https://www.icloud.com/), por lo que muchos se confían e ingresan su usuario y contraseña”.

El especialista aclaró que ya la página fue denunciada a Apple y se encuentra bloqueada. Para Orta, lo grave de la situación es que puede haber complicidad de los trabajadores de las operadoras telefónicas, dado que la persona recibe llamadas y mensajes de texto directo a su número celular una vez que fue bloqueado.

Tanto Cedeño como Orta no dudan en indicar que el robo de celulares se convirtió en crimen organizado, ya que se manejan altas cantidades de dinero, lo que sugiere que alguien se encarga de las cuentas en todo el sistema.

“Actualmente en el país hay más celulares que personas, por lo que la venta de equipos robados también sale de las fronteras, lo que genera más ganancias”, sostuvo Cedeño.

Secuestros virtuales

El director de Paz Activa también mencionó que otro delito que ocurre por el atraco de celulares son los secuestros virtuales, donde los delincuentes, una vez que roban el aparato, llaman a un familiar de la víctima y le indican que está secuestrada.

“La familia, al no tener cómo comunicarse con la persona, cree lo que dicen los delincuentes y de esta manera entrega el dinero que estén pidiendo”.

Aunque este delito está penado por la ley, son pocas las personas que denuncian el robo de los equipos, pues no ven respuesta de las autoridades, lo que genera impunidad y da margen a que los delincuentes se salgan con la suya. Pese a esto, los especialistas recomendaron acudir a los cuerpos de seguridad y colocar la denuncia.

Foto referencial



Participa en la conversación