3,2 millones de niños venezolanos requieren ayuda humanitaria según Unicef

Sin gas doméstico

Unicef calcula que 1,3 millones de niños y adolescentes necesitan servicios de protección y que más de un millón de niños no asisten a la escuela. Señala que desde 2018 ha enviado a Venezuela «cerca de 200 toneladas de suministros básicos de salud, nutrición, educación y agua y saneamiento» y ha ayudado, junto con sus aliados, «a más de 180.000 personas a obtener acceso a agua potable».

Caracas. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) hizo una solicitud de donación de fondos para recaudar más de 70,4 millones de dólares, con el fin de proporcionar asistencia humanitaria a 900.000 de los 3,2 millones de niños venezolanos que necesitan la ayuda «debido a que las condiciones en todo el país continúan deteriorándose», señaló la directora ejecutiva del organismo, Henrietta Fore.

Del monto total solicitado, 21,3 millones de dólares serán destinados a educación; 16 millones a WASH (agua, saneamiento e higiene); 14,8 millones a salud; 9,4 millones a protección infantil y 8,9 millones de dólares a nutrición.

Para llevar a cabo la recolección, la Unicef creó una campaña en su plataforma «Socios Unicef» en la que los interesados podrán aportar Bs. 2000, 5000, 10.000 u otro monto mediante donación única o de periodicidad mensual, dinero que será debitado de la cuenta o tarjeta de crédito del donante.

De momento, solo está habilitada la campaña de nutrición. «Hazte Socio para apoyar programas de nutrición para niños y niñas menores de cinco años en Venezuela», reza en el membrete de la página.

La Unicef advirtió que requieren recibir en las próximas semanas estos fondos para, junto con sus aliados, atender las necesidades humanitarias de los niños y familias en el país. «Estamos intensificando nuestro trabajo para ayudar a los niños y las familias que luchan contra la escasez de alimentos y el acceso limitado a servicios esenciales como la atención de la salud, el agua potable y la educación«, dijo Fore en el comunicado.

Lee también
Actualización del informe Bachelet refleja poco avance del Gobierno en materia de DD. HH.

Así mismo, Unicef calcula que 1,3 millones de niños y adolescentes necesitan servicios de protección y que más de un millón de niños no asisten a la escuela. De igual forma, señalan que en lo que va de año «Unicef y sus aliados han proporcionado a más de 60.000 niños acceso a materiales de aprendizaje y han suministrado suplementos de micronutrientes a 76.000 niños menores de cinco años, así como a mujeres embarazadas y lactantes».

La agencia adscrita a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hace recuento de que por lo menos 4,3 millones de venezolanos no tienen acceso a agua potable, la fiebre amarilla y el paludismo siguen en auge y que enfermedades prevenibles mediante vacunación, como el sarampión y la difteria, han resurgido en el país.

Unicef señala que desde 2018 ha enviado a Venezuela «cerca de 200 toneladas de suministros básicos de salud, nutrición, educación y agua y saneamiento» y ha ayudado, junto con sus aliados, «a más de 180.000 personas a obtener acceso a agua potable».

Entre las prioridades del organismo para lo que resta de 2019, tomando en cuenta el Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela, están:

  • Proporcionar agua potable segura a 800.000 personas;
  • Continuar rehabilitando la cadena de frío de las vacunas;
  • Vacunar contra el sarampión a más de 1,2 millones de niños venezolanos menores de 5 años;
  • Garantizar el tratamiento de 7000 niños menores de 5 años que padecen malnutrición grave o moderada
  • Distribuir materiales educativos a 680.000 niños de 4 a 18 años de edad;
  • Llegar a 216.000 niños con apoyo psicosocial y de protección; y
  • Proporcionar asistencia sanitaria a más de 170.000 mujeres embarazadas y recién nacidos.

El 14 de agosto, la ONU hizo un llamamiento para apoyar el Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela, en el que señalaron la necesidad de recaudar 223 millones de dólares para proveer asistencia a 2,6 millones de personas, señalando que el plan «es un esfuerzo para aliviar las necesidades más agudas de los grupos más vulnerables y no es una solución a la crisis en Venezuela».

Lee también
Fallas de educación media salen a flote en la universidad

Participa en la conversación