El oficial agregado de la Policía Nacional Bolivariana, Darvimar Rodríguez, cumplía 30 años este miércoles. Recibió un tiro en el pecho luego de echar gasolina en la bomba de Tazón.

Caracas. Justo el día de su cumpleaños fue asesinado. El oficial agregado de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Darvirmar Yohan Rodríguez Lobatón, iba camino a reunirse con su familia en Turén, estado Portuguesa, pero en el camino recibió un tiro en el pecho.

A las 6:00 a. m. de este miércoles 8 de marzo viajaba a bordo de su carro marca Ford, modelo Fiesta Max, azul oscuro, acompañado por un colega. Se detuvieron en la bomba de Tazón, en la autopista Regional del Centro, a echar gasolina y al salir fueron abordados por dos delincuentes.

Versiones policiales sostuvieron que los sujetos se bajaron de una camioneta Machito apuntándolos y como el oficial aceleró, le dispararon. Al verlo herido, su compañero, el supervisor agregado Juan González, de 45 años, lo cambió al puesto del copiloto y manejó hasta la clínica Cemo de la urbanización Santa Mónica.

Lee también
Asesinan a dos PNB tras emboscada de delincuentes en la Cota 905

Pero el oficial, quien cumplía 30 años, llegó sin signos vitales. El informe forense indicó que murió por traumatismo toráxico por proyectil percutado, según informaron fuentes cercanas.

La víctima estaba adscrita a la División de Tránsito de la PNB. Su familia es de Turén y como tenía un horario cómodo podía irse una semana completa. “Nosotros trabajamos siete días y libramos siete”.

Dejó a un hijo huérfano. El colega que lo acompañaba salió ileso del ataque. Con su homicidio subió a 27 la cifra de funcionarios caídos a manos del hampa en la Gran Caracas, en lo que va de año, según conteo extraoficial de la prensa.

En menos de una semana ultimaron a cuatro funcionarios de este cuerpo policial. La noche del pasado jueves 2 de marzo asesinaron en una emboscada al oficial jefe, Robert Paredes y al oficial agregado Rafael Pedroza, en la parte alta de la Cota 905.

Aunque Pedroza recibió un tiro en la pierna, murió luego de ser ruleteado por tres centros médicos. Se desangró.

La tarde del viernes 3 de marzo mataron al oficial Jesús Briceño, en la avenida Fuerzas Armadas, mientras echaba gasolina. Versiones extraoficiales indicaron que el delincuente le disparó por la espalda.

Foto referencial: Cristian Hernández



Participa en la conversación