Aunque la obra está avanzada, hace tres meses se instalaron 16 compresores de aires acondicionados, los cuales son de gran envergadura. No todos están operativos, pero las personas están sometidas las 24 horas del día al ruido ensordecedor y al calor que desprenden los que están encendidos.

Caracas. Desde hace aproximadamente nueve meses inició una construcción en un terreno que pertenece a la Cantv, ubicado en la avenida prolongación Los Laureles de la urbanización Las Acacias. Los vecinos de la zona desconocen a qué responden esos trabajos. Maquinarias pesadas y los trabajos que se extendían durante el día y noche entorpecían el descanso de los residentes de la zona.

Aunque la obra está avanzada, hace tres meses se instalaron 16 compresores de aires acondicionados, los cuales son de gran envergadura. No todos están operativos, pero 500 familias están sometidas las 24 horas del día al ruido ensordecedor y al calor que desprenden los que se encuentran encendidos. Los equipos no están insonorizados. Los vecinos están preocupados porque cuando enciendan los restantes, el estruendo será mayor.

Lee también
Diputados estudian la contaminación de siete vertederos a cielo abierto del país

La comunidad ha emitido diversas cartas y ha elevado reclamos ante la Cantv. Pero siguen sin obtener respuestas. El fin de semana, aproximadamente 30 personas se dirigieron al lugar para conversar con el ingeniero de la obra, quien aseveró que la respuesta a la solicitud puede tardar tres meses. Respecto a la razón de los trabajos, “el ingeniero dice que es secreto de Estado”, aseguró una vecina. “Nos han dicho que la temperatura es importante para los instrumentos que están ahí”, agregó. Cerca de 60 técnicos chinos trabajan en el lugar.

Las personas no abren las ventanas para disminuir el ruido, aun así, ni televisión pueden ver. Los pájaros y las mascotas han comenzado a enfermarse, ya ni las guacamayas se acercan al lugar, como históricamente lo han hecho en la zona. Las personas no duermen, cuenta Verónica Pérez, residente de Las Acacias.

Foto referencial: Miguel González


Participa en la conversación