El motor de 60 HP que mantenía operativa la estación de rebombeo de Carutico se quemó y aunque los pobladores de ambos municipios han solicitado ayuda a todos los entes regionales, no han recibido respuesta. Por eso decidieron trancar la carretera nacional.

Maracay. Al menos 14 consejos comunales de los municipios Camatagua y Urdaneta, al sur del estado Aragua, decidieron cerrar el paso en la carretera nacional que conecta a ambos municipios con el centro y llano del país, sedientos de una repuesta oficial luego de alcanzar los 70 días sin agua.

Habitantes de sectores como Peñas Altas, Los Chinos, Nare, La Suareña, Taguay y Carutico, apelaron a esta protesta para llamar la atención de las autoridades, pues, aproximadamente desde el mes de junio, la estación de rebombeo de Carutico dejó de funcionar, luego de que se quemara el único motor que mantenía operativa la estación y permitía el suministro de agua a las apartadas comunidades de ambos municipios.

Cerraron el paso de la carretera nacional, pues ya son demasiados días sin agua

El clamor ha llegado hasta  la oficina de Hidrocentro en Camatagua, a la secretaria sectorial de políticas y servicios sociales de la Gobernación de Aragua, al Consejo Legislativo de la región y a las alcaldías de Urdaneta y de Camatagua, pero ninguna de estas instancias le ha dado respuesta a una población que supera los 40.000 habitantes entre ambos municipios, según censo del año 2011.

Las comunidades solo piden que se repare el motor de la estación de rebombeo o se sustituya. De lo contrario, como hasta ahora, el comercio local, las escuelas y las medicaturas seguirán afectadas. Y es que ante la inclemente escasez de agua que padecen los habitantes de Camatagua y Urdaneta, municipios cuyas temperaturas rondan los 32 a 37 grados de temperatura, sus habitantes se han visto obligados a consumir agua proveniente de ríos, muchos de ellos contaminados, por lo que temen contraer enfermedades estomacales o de la piel.

La escasez de agua también representa un duro golpe para el bolsillo de la población del sur de Aragua, en su mayoría agricultores, pues se ve obligada a adquirir agua de camiones cisterna para su consumo. Unos 20 millones de bolívares es el precio de un tanque cisterna, mientras que llenar un envase de solo 1000 litros, supera los 500.000 bolívares: dinero con el que no cuenta la mayoría de los humildes pobladores.

Los consejos comunales de la zona temen, además, que los delincuentes roben las tuberías, el tablero y cableado eléctrico de la estación de rebombeo, que, por cierto, funcionaba con un motor prestado de la estación La Suareña, pues los tres motores que inicialmente mantenían operativa la estación Carutico se han ido dañando. De hecho, hace más de un año que se llevaron a reparar dos de los motores sin que a la fecha se sepa quién los tiene y en dónde están ubicados, mientras que un tercer motor permanece abandonado en la planta central de potabilización de agua de Camatagua.

Lee también
Trabajadores de Agropatria en Aragua reclaman beneficios de la contratación colectiva

Irónicamente, en el municipio Camatagua está ubicado el embalse “Ernesto León David”, creado en 1964, con una extensión de más de 7.000 hectáreas y una capacidad de 1543 millones de metros cúbicos de agua, proveniente de su principal afluente como lo es el río Guárico. El embalse de Camatagua es la principal fuente de abastecimiento de agua de Caracas.

En el mes de julio, cuando los pobladores de Urdaneta y Camatagua ya llevaban más de un mes sin recibir agua, la vicepresidenta de la República Delcy Rodríguez visitó el embalse para conocer el estado actual y evaluar la reactivación y rehabilitación de la estación de bombeo 31 del sistema Tuy III en un período máximo de seis meses y desde donde llega el agua a la Gran Caracas, Valles del Tuy, Altos Mirandinos y Vargas.

Fotos: Gregoria Díaz


Participa en la conversación