Una Ventana a la Libertad explicó que en las unidades de la Guardia Nacional Bolivariana no hay calabozos ni celdas para albergar a los arrestados, por eso han improvisado sitios, limitando las funciones y capacidad operativa de los funcionarios.

Caracas. El hacinamiento en sedes policiales y militares también afecta a los comandos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Fuentes extraoficiales revelaron a la Organización No Gubernamental Una Ventana a la Libertad que en la actualidad hay 7328 detenidos que esperan por cupos para cárceles.

Carlos Nieto Palma, coordinador general de la ONG, informó que los funcionarios consultados advirtieron que, a diferencia de algunas policías municipales, estadales y la Policía Nacional Bolivariana (PNB), en las unidades de la GNB no hay calabozos, ni celdas para albergar a los detenidos mientras son presentados en tribunales. Por eso han tenido que improvisarlos, limitándose en sus funciones y capacidad operativa, pues han tenido que desalojar oficinas y espacios para que los funcionarios descansen en sus guardias.

Una Ventana a la Libertad destacó que los 7328 detenidos están distribuidos en 229 unidades militares, ubicadas en todo el país. Explicaron que, por ejemplo, en un comando móvil de la GNB —cerca de la Comandancia General de esa institución—, en El Paraíso, hay 38 personas detenidas.

Lee también
Detenidos en calabozos de Polisucre provocaron incendio para evadirse

Fuentes de la ONG indicaron que “se tienen que descongestionar los comandos de la GNB. No es función de nuestros funcionarios cuidar a presos y menos por lapsos que superan las 48 horas, que es el tiempo en que se debe presentar a los detenidos en tribunales para determinar si les dictan privativa de libertad, medidas cautelares o libertad plena. Lamentablemente, tenemos presos que han cumplido más de un año detenidos en los comandos de la GNB”.

Alertó que motivado a la fuerte represión que se vive en el país hace 80 días, se ha desbordado la capacidad de estos cuerpos policiales, entre ellos la GNB, para seguir albergando detenidos, llegando a un colapso total, cometiéndose violaciones extremas a los derechos humanos de los privados de libertad que allí se encuentran.

En diciembre del año pasado, Una Ventana a la Libertad presentó un informe en el cual reveló que 17 reos fallecieron dentro de los calabozos, entre el 1° de septiembre y el 1° de diciembre de 2016. La causa de muerte de ocho casos se produjo por desnutrición, enfermedades infecciosas y contagiosas, como tuberculosis y amibiasis.

Además, destacaron que hay 378 % de hacinamiento en calabozos de Caracas, Miranda, Vargas, Lara, Zulia, Táchira, Monagas, Falcón y Carabobo. Tienen una capacidad para albergar a 1995 privados de libertad, pero hay más de 7546. En promedio hay cuatro personas en un espacio que debería ocupar una, reza el informe.

Hasta diciembre de 2016, al menos 2458 detenidos fueron procesados, pero no han sido trasladados a centros de reclusión definitivos.

Foto referencial: Miguel González


Join the Conversation