Nicolás Maduro aprobó el pasado año créditos por 48,9 billones de bolívares sin pasar por la Asamblea Nacional.

Caracas. Los ajustes salariales impactan en las cuentas del Gobierno. En 2017 el gasto adicional para atender los compromisos laborales ascendió a 42,1 billones de bolívares.

En 2017, el presidente Nicolás Maduro volvió a usar el decreto de emergencia económica para autorizar las operaciones extraordinarias que ascendieron a 48,9 billones de bolívares, y de ese monto, 86 % fue para cubrir compromisos laborales y pensiones.

En el año el primer mandatario aprobó seis incrementos del sueldo mínimo y del bono de alimentación, y tras esos aumentos, se revisó la escala de salarios de la administración pública, lo que obligó a incrementar los egresos.

En 2016 ese gasto fue de casi 4 billones de bolívares y en el ejercicio pasado fue superado con creces, porque alcanzó los 42 billones de bolívares.

Lee también
¿Qué se puede hacer para sobrevivir a la hiperinflación?

El impacto se debe que en el año el aumento acumulado fue mayor a 700 % y la nómina estatal es de 2,7 millones de trabajadores. Además, el número de pensionados es de 3 millones.

Ese gasto extraordinario, que en gran medida se cubrió con la impresión de bolívares por parte del Banco Central de Venezuela (BCV), terminó siendo muy superior al presupuesto inicial que fue 8,1 billones de bolívares.

Esos créditos por 48,9 billones de bolívares no fueron revisados por la Asamblea Nacional como lo contempla la Constitución.

Foto referencial



Participa en la conversación