Ni la Gobernación de Bolívar ni la Alcaldía de Caroní tienen entre sus prioridades el tránsito en el municipio más poblado del estado. La dejadez no solo se refleja en las calles ahuecadas, sino también en los semáforos: muchos están dañados y no los hay donde debería haber.

Ciudad Guayana. A finales de 2016, cuando Tito Oviedo asumió la Alcaldía de Caroní (para sustituir a Eriberto Aguilera, quien, a su vez, sustituyó en 2015 a José Ramón López, destituido y acusado de corrupción) y Justo Noguera, como presidente de Sidor, se adjudicaba competencias propias de una alcaldía, eran usuales las notas de prensa en las que se destacaba que ambos trabajaban de manera conjunta por mantener los semáforos de la ciudad.

“Acá estamos trabajando, todas las instituciones del Estado como un solo gobierno, Sidor, Corpoelec, Alsobocaroní (Alcaldía) y Gobernación del estado Bolívar, para devolverle a los guayaneses la calidad de vida que requieren y hacer de nuestro municipio Caroní un lugar para vivir, mediante la recuperación de todas nuestras infraestructuras viales y de servicios”, repetía en aquel entonces Héctor Suárez, director de Transporte público y vialidad.

Todo apuntaba a una dirección: las elecciones de gobernadores y de alcaldes. El PSUV dispuso de los recursos estatales para promocionar a sus candidatos y la recuperación de los semáforos fue una de las estrategias.

Pero ya, con ambos en el poder (Noguera, mediante una resultado que fue impugnado) los ímpetus se apocaron y los semáforos de la ciudad desaparecieron o no sirven. Un recorrido por una de sus avenidas principales, la Atlántico (que atraviesa Puerto Ordaz de este a oeste) lo demuestra. El silencio gubernamental sobre el tema, mientras tanto, impera:

Lee también
Pacientes del hospital de Puerto Ordaz esperan hasta siete meses por una operación
En la calle que divide las urbanizaciones La Churuata y Villa Asia no hay semáforo
La entrada de las urbanizaciones Río Aro, Río Negro, Terrazas del Aluminio, Los Bucares y Terrazas del Caroní: una intersección donde los choques son habituales
A la altura de Ventuari, en la parroquia Unare, los conductores ya se acostumbraron a que el semáforo no funcione
Uno de los tramos más concurridos de la avenida (donde confluyen una farmacia, una estación de servicio, un centro comercial y las entradas para varias urbanizaciones) está en lo mismo: sin semáforo
Este semáforo está ubicado en el tramo que colinda con una de las sedes de la UNEG y con dos colegios. Al igual que muchos de la ciudad, no sirve

Fotos: Marcos Valverde


Participa en la conversación