La inclusión, la confianza en el otro y la participación ciudadana son determinantes para la construcción social. La psicóloga Janet Guerra destacó la necesidad de cultivar la visión optimista, creer que hay alternativas y trabajar en hacerlas posibles.

Caracas. Reto País apunta a la (re)construcción de Venezuela. Este miércoles iniciaron las jornadas reflexivas —se extenderán hasta el 9 de mayo— en el auditorio Hermano Lanz de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Educación, salud psicológica y desarrollo de la ciudadanía fueron los temas debatidos en la inauguración del evento. Profesores y alumnos de la Facultad de Humanidades y Educación presentaron propuestas para enfrentar la crisis en el país.

En el sector educativo las propuestas son múltiples para atender la crisis. El director de la Escuela de Educación de la UCAB, José Javier Salas, expresó que el Gobierno imposibilitó cualquier espacio que permita el diagnóstico del estado de la educación. Por lo que insistió en develar la realidad estadística, académica, así como la estrategia para su revisión.

El ministro de Educación, Elías Jaua, habla de que tiene 227.233 educadores aspirantes a la carrera docente en la Micromisión Simón Rodríguez. El plan de formación es un saludo a la bandera. Contra eso hay que luchar. O para ellos hay que preparar planes de formación que permita atenderlos y completar una formación que sencillamente es deficitaria y totalmente ideológica. Incluso significa no reunirnos nosotros y dejar a los rojo rojitos afuera, esa no es la inclusión. Sino abrir planes donde todos tengamos espacios indistintamente del color e identidad ideológica.

Advirtió el impacto negativo en la aplicación de los proyectos como Robinson I, misiones Ribas y Sucre, Gran Misión Saber y Trabajo, José Gregorio Hernández, la ya nombrada Micromisión Simón Rodríguez.

Entre las propuestas consideró el aumento en la oferta de maestros calificados, la construcción de instalaciones escolares que respondan a las necesidades de niños y personas discapacitadas.

Significa entender que más allá de estas fronteras, hay un mundo que innova y que mejora al cual tenemos la necesidad de acceder. Tenemos que garantizar que la educación que resida en cualquier nivel o institución garantice el desarrollo de competencia y adquisición de conocimientos. Nosotros en la UCAB logramos incorporar más de 100 becarios del programa Educa 20/20.

Y agregó: Hay que cerrar la brecha, eso pasa porque todos los docentes estén en instituciones públicas o privadas puedan satisfacer sus necesidades socioeconómicas a partir de su trabajo, sin necesidad de sobrecarga.

Desarrollar planes de becas, refundar el valor del examen y la batalla contra la repitencia, serán fundamentales, sostuvo Salas. Los que no enseñan las letras, el abecede, enseñan es a obedecer. Un poco en lo que estamos cayendo de un tiempo para acá.

Lee también
La diáspora venezolana es "desordenada", deja familias monoparentales y refugiados

Reconstruir la esperanza

La convivencia está fragmentada en el país, afirmó la psicóloga y profesora universitaria, Janet Guerra, en su potencia sobre la salud psicológica. Hay desconfianza en el entorno, en el otro. No hay una cercanía, convivencia con la otra persona. La población está evidenciando fatiga, tanto así que vemos que no se escuchan los temas de la polarización, pero es porque ese tema se ha quebrado ante la dificultad económica. Eso va profundizando cada vez más la crisis social.

Para Guerra, esta situación conlleva a un alto grado de sufrimiento en la población, que puede conducir a un estrés postraumático. Rescata que todavía el ciudadano no experimenta la depresión. Vemos a un venezolano que a pesar de la tristeza, que quizá no llegue a depresión, sale a responder y busca cómo resolver su alimentación. Ver cómo distribuye lo poco que tiene de comida entre los días que le quedan hasta poder obtener de nuevo alimentos.

La clave: luchar contra la desesperanza. Guerra define que en este caso la persona siente que ya no está en su control el poder obtener el bienestar y se detiene. Por esta razón sostiene que es necesario rescatar la visión optimista, creer que hay alternativas y que es posible construir posibles salidas.

Desde el ser tenemos que aportar al desarrollo de la autoestima, la valoración de quién soy, que soy valioso. Tener conciencia del yo y del otro. Conocimiento de las minorías, reconocimiento que estamos en un mundo multicultural, potenciar la escucha del otro. Construir.

El malestar social, la desesperanza y el estado de ansiedad que señala Guerra debe ser resuelto bajo una respuesta social, no individual. En esa resolución apunta al diálogo y la atención con el otro.

Promover la participación

La última potencia estuvo a cargo del sociólogo y director del Servicio Comunitario de la UCAB, Francisco Coello, quien destacó la necesidad del rescate del ciudadano con sus derechos, libre albedrío y soberanía. La ciudadanía y el tejido social se alimenta a partir de la participación ciudadana, que es la cooperación y el involucramiento en procesos políticos, incidir en el poder.

Para esto las redes vecinales, la familia, la amistad, las instituciones son importantes, en palabras de Coello, este es el territorio donde vive la ciudadanía. Y explica: Todos los modelos totalitarios apuntan al hiperestatismo. A que el Estado sustituye a la sociedad. Eso va de la mano de una sociedad tutelada. Todas estas distorsiones van a generar anomia. Es una situación donde las referencias valorativas, normativas y conductuales han desaparecido.

Coello sostiene que las modalidades de participación del ciudadano han quedado castradas, desde la participación municipal hasta la persecución a las Organizaciones No Gubernamentales. Por lo que enfatiza que la organización vecinal, vinculación con los movimientos estudiantiles y partidos políticos es una forma de activar ese tejido social. Solo a través de la participación concreta de cada individuo asociándose con otros, es la manera de que podamos estar preparados para enfrentar lo que nos viene. Y superar la situación posterior, concluyó.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación