La extensión en el pago del Impuesto sobre la Renta y la mayor inyección de dinero para cubrir el gasto son algunas de las acciones oficiales que terminan afectando ese tipo de cambio.

Caracas. Las autoridades en sus alocuciones insisten en que la “inflación es inducida” y que con los sistemas complementarios de divisas pulverizarán el dólar paralelo, pero justo las acciones oficiales en parte presionan la demanda sobre el mercado paralelo.

Los analistas estiman que el precio de esa tasa seguirá escalando y agregan que la interrogante es saber que si sube al mismo ritmo que la inflación.

A continuación los factores que afectan:

Postergación del pago del Impuesto sobre la Renta (ISLR). Los meses previos a la declaración del tributo esa paridad se estabiliza debido a que particulares y empresas necesitan bolívares para cancelar, y eso sucedió durante febrero y marzo, sin embargo,  la decisión del Ejecutivo nacional de extender la declaración del ISLR hasta el 31 de mayo potenció la demanda.

El analista y director de Econométrica, Henkel García, explica que “en marzo cambió el juego. Las  empresas acumulan bolívares para pagar el ISLR, pero al Gobierno decidir que se puede cancelar hasta mayo, esos bolívares que estaban para impuestos ahora van al paralelo para preservar su poder compra”.

Más liquidez. La liquidez se ha elevado y solo entre la semana del 16 y 23 de marzo el salto fue de 19 %. En ese comportamiento impactó la expansión del crédito, y en una parte la impresión de dinero del Banco Central de Venezuela para atender los dos ajustes salariales del primer trimestre así como las bonificaciones.

Lee también
43% de las operaciones en el mercado paralelo son de menudeo y remesas

García agrega que “lo que impulsó la liquidez en los últimos días fue el dinero bancario. ¿Qué tan inflacionario será? Eso dependerá del destino del crédito”.

El economista Frank Muci apunta que “con la liquidez creciendo entre 40 y 70 % al mes, y la inflación en un rango similar, no es posible que se mantenga estable. El paralelo subirá”.

La fábrica de bolívares. En febrero el financiamiento del Banco Central al sector público se disparó, de manera que el instituto emisor recibió papeles de los entes oficiales y estos obtuvieron bolívares que fueron a salarios, pensiones y bonos. Muci destaca que la elección aumenta el gasto, y por tanto, la creación de dinero para financiarlo. “Todos esos bonos que ha dado el Gobierno vienen directamente del BCV”.

La baja venta de billetes verdes. En el sistema del tipo de cambio complementario (Dicom) los entes oficiales no venden dólares desde agosto del pasado año. Cuando el mecanismo se reactivó en febrero de 2018, se decidió que la oferta fuera privada y ha sido mínima. Los montos asignados en las subastas van desde 48.000 dólares hasta un millón de dólares. Cantidades insuficientes para atender la demanda de los privados, por ello, aquellos que buscan mantener sus operaciones van al paralelo.

Foto: Archivo



Participa en la conversación