Actividad comercial de Quinta Crespo no alza vuelo a causa de una nueva falla eléctrica

El servicio eléctrico se ha restablecido en gran parte de Caracas, pero la actividad comercial de Quinta Crespo no alza vuelo debido a una nueva falla en el circuito eléctrico Castán: ventas de repuestos, alimentos, víveres, plásticos, entidades bancarias y otros rubros se mantuvieron paralizadas este martes.

Caracas. Luego de que se restableciera el servicio de electricidad en casi todas las zonas de Caracas, la actividad comercial de Quinta Crespo aún no ha levantado vuelo a causa de una nueva falla eléctrica específica de la zona.

Este martes, el Mercado Municipal de Quinta Crespo se mantuvo cerrado debido a una avería en el circuito eléctrico que alimenta, parcialmente, a las zonas de Quinta Crespo y El Paraíso. Según los comerciantes, el lunes pudieron trabajar porque la energía había regresado, pero a las 11:00 p. m. se fue y no ha vuelto desde entonces. 

Y pese a que el Gobierno ordenara que las actividades laborales deben reanudarse este jueves 14 de marzo, comerciantes y habitantes de Quinta Crespo denuncian que la paralización de sus actividades se mantendrá mientras no tengan acceso a la electricidad.

Aunque trabajadores de Corpoelec atendieron la avería en el circuito eléctrico Castán, este miércoles 13 de marzo ya se registraban más de 36 horas sin luz en la zona: venta de repuestos, alimentos, víveres, plásticos, entidades bancarias se mantuvieron cerrados. En las tiendas donde sí hubo energía se presentaron inconvenientes con los puntos de pago electrónico.

Empleados de una farmacia aledaña al Mercado Municipal de Quinta Crespo negaban la entrada a los clientes porque no tenían servicio eléctrico. Foto: Reymar Reyes M.

Así, en el centro de Caracas, algunas tiendas trabajaron a media jornada y los alimentos más demandados fueron los productos de charcutería y pollo. En especial, el queso duro se ofrecía por encima de los 11.900 bolívares y el pollo entero costaba de 4000 bolívares.

En las cadenas de supermercados y farmacias los productos más buscados fueron hielo, botellones de agua y pollo entero. Según pudo registrar Crónica.Uno, hubo abundante oferta de arroz, pasta y pollo en 4000 bolívares, cada uno.

No obstante, los ciudadanos dieron testimonio de que su poder adquisitivo es cada vez más bajo y que solo pueden comprar pequeñas cantidades a pesar de que la necesidad sea más grande. La distorsión que existe entre los ingresos económicos del venezolano y el alza de precios ha provocado que la demanda de alimentos disminuya considerablemente, lo que –según el economista Oscar Torrealba– se le atribuye la desaceleración del índice inflacionario.

Mientras tanto, Darío Gómez, gerente de un restaurante en la avenida Baralt, advierte que durante el apagón eléctrico –que duró más cinco días–, prácticamente no vendió ni siquiera una botella de agua. Gómez considera que la gente no tiene dinero para costear refrescos o comidas en la calle y debido a la escasez de dinero en efectivo, las ventas tampoco podían ser buenas.

Trabajadores de Corpoelec trabajaron para «aislar» la avería en el circuito de Castán que afectaba Quinta Crespo y El Paraíso el martes 13 de marzo. Foto: Reymar Reyes M.

Distintos sectores productivos del país han empezado a calcular las pérdidas económicas a causa del megapagón: según Fedenaga, se pudrieron alrededor de 2000 kilos de carne, se dañaron  5 millones de litros de leche y más de 900.000 kilos de queso blando se descompusieron por falta de refrigeración entre el 8 y 11 de marzo.

Fedecámaras Zulia registra que al menos 500 comercios fueron saqueados y Empresas Polar calcula pérdidas que rondan los 5 millones de dólares en cuatro de sus instalaciones.

Lee también
Museo de los Niños abrirá a medias hasta nuevo aviso

Participa en la conversación