La Federación Farmacéutica Venezolana dijo que el decreto regional 1.035, vigente desde el 11 de marzo en esa entidad, autoriza a las droguerías a traer medicinas al país sin las barreras de permisología. El Instituto Nacional de Higiene tiene 55 alertas por circulación de medicamentos ilícitos.

Caracas. La Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven) denuncia que el gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas, dio un “salvaconducto” para que entraran medicamentos ilícitos al país.

El decreto regional 1.035 del 11 de marzo —que se alargó el 12 de julio luego de 120 días vigentes— estipula la implementación de medidas para colocar bienes esenciales en el mercado interno del Estado Zulia, entre ellos los medicamentos. Asimismo, dispone el establecimiento de dispensa de los trámites, procedimientos y requisitos para la importación y nacionalización; la aplicación de estrategias para agilizar el tránsito de mercancía por el puerto y aeropuertos del estado Zulia con la posibilidad de desaplicar temporalmente procesos regulares, y concesión de los trámites cambiarios establecidos por el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) y por el Banco Central de Venezuela (BCV) a entes públicos y privados.

Fefarven asegura que con este decreto no hay barreras para frenar la entrada de medicinas sin registro sanitario, lo que puede ocasionar un problema de salud pública. El tránsito ilegal de la medicina es el segundo mercado ilícito con industria organizada, después de los carteles de la droga. En Venezuela este panorama no es un hecho aislado. El comunicado de la federación expone que hay 55 alertas sanitarias por circulación de medicamentos ilícitos, 27 reportes por fallas en la calidad y 67 por cambios en la ficha de seguridad de los fármacos en el Instituto Nacional de Higiene.

“Lo que nunca habíamos visto antes es que fuese el mismo Estado venezolano quien facilitara la entrada de medicamentos sin ningún tipo de control sanitario como lo está haciendo el señor Arias Cárdenas, gobernador del estado Zulia quien actúa, según él, autorizado por el Presidente de la República”, expresa Fefarven.

Lee también
Importaciones colombianas en Zulia no cubren la escasez de medicinas

Citan que en el estado Zulia estos productos son adquiridos a un dólar superior a los Bs. 700,00 con lo que podría deducirse que se autoriza la dolarización de las importaciones de los alimentos y medicamentos que lleguen por esta vía, lo cual se refleja en los precios que deben pagar los venezolanos para obtener los productos. “Así, mientras nos obligan a comprar a precios dolarizados, el Ejecutivo sigue manteniendo sus privilegios con un dólar protegido para realizar sus negociaciones, pero son incapaces de asumir las medidas económicas necesarias y requeridas para superar la crisis que nos afecta”, aseguraron.

Este decreto en el estado Zulia viola el artículo 18 de la Ley de Medicamentos que establece que los productores farmacéuticos, ya sean de producción nacional o importados, antes de proceder a su elaboración y distribución, deberán ser registrados por un farmacéutico patrocinante ante el Ministerio de Salud. También viola el artículo 58 que prohíbe el expendio de medicamentos no registrados en el país.

En junio el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró inconstitucional la Ley Especial para Atender la Crisis Nacional de Salud, sancionada por la Asamblea Nacional (AN) el 3 de mayo. Uno de los argumentos fue que, de activar la ayuda humanitaria, la normativa obligaba al Gobierno a aceptar medicinas que no estaban aprobadas.

Foto: Cristian Hernández



Participa en la conversación