Adolescente que mató a su mamá y a su abuela no mostró conductas agresivas previas

Un menor de 16 años acuchilló a sus familiares mientras dormían, en el bloque 8 de Propatria. Su hermanita, de 12 años, y su abuelo resultaron heridos. Los vecinos se encuentran impactados pues aseguraron que el joven, quien está detenido, siempre fue de trato cordial.

Caracas. El olor a sangre aún era fresco en la mañana, aunque el crimen ocurrió a las 3:00 a. m. El largo pasillo del piso 5, que conducía al apartamento donde el adolescente mató a su mamá y a su abuela, estaba frío y con la tensión casi palpable en el ambiente.

Dentro de la vivienda estaban los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en la mañana. La madrugada del 4 de julio, un menor de 16 años apuñaló a su madre, Mary Rosales, y a su abuela, Aracelis Hernández, mientras dormían.

Según testimonios de los vecinos, en la casa no hubo discusión previa, el jovencito se despertó, tomó el cuchillo y las atacó. Su abuelo trató de detenerlo y resultó lesionado con un golpe en la cabeza y una herida en la mano. Se encuentra fuera de peligro.

La hermanita del adolescente, quien tiene 12 años, también resultó herida y se encuentra en un hospital. En medio del ataque la pequeña salió corriendo del apartamento hasta la vivienda de un vecino para pedir ayuda, este llamó a los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y acudieron a la zona.

Testigos dijeron que cuando llegaron los policías el menor se encontraba cerca del cuerpo de su abuela, en completo shock por lo que había hecho. Comentaron que alegó no acordarse de nada.

Lee también
Al menos dos muertos deja operativo policial en la carretera Panamericana

Los vecinos están bastante sorprendidos por lo que sucedió, pues aseguraron que el jovencito nunca mostró actitudes agresivas. Conocidos lo calificaron como un muchachito sano. Es estudiante de bachillerato y comentaron que la noche antes del crimen estuvo estudiando para un examen de reparación. Además juega baloncesto en la comunidad.

Contaron que hace siete años su papá fue asesinado en la planta baja del edificio. Trabajaba como escolta para un laboratorio. Luego, hace cinco años, a su tío Robinson Tovar le quitaron la vida presuntamente uniformados de la PNB.

Las averiguaciones están en manos de las comisiones del Cicpc.

Foto archivo


Participa en la conversación