En el país existen cerca de 200 mil personas que hicieron todas sus cotizaciones, introdujeron todos sus papeles y aún no cobran este beneficio de ley.

Caracas. Un grupo de adultos mayores provenientes de distintos estados del país y asistidos por el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) y el Comité de Derechos Humanos para la Defensa de los Pensionados, Jubilados y Adultos Mayores, interpusieron una demanda por la deficiente prestación del servicio del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), ante los juzgados de Municipio con competencia en lo contencioso administrativo del Área Metropolitana de Caracas.

En el país existen alrededor de 200 mil personas afectadas por este retraso, de acuerdo a cifras del comité de DDHH para la defensa de los Pensionados. Se trata de mujeres y hombres que por largos años colaboraron con su fuerza de trabajo tanto en instituciones públicas como privadas al desarrollo del país, y quienes han visto como después de cumplida la edad establecida en la ley (60 años en caso de los hombres y de 55 años en las mujeres), y realizado las correspondientes cotizaciones para poder optar por la pensión por vejez, no les han otorgado el beneficio.

La abogada de Provea, Jessica Duhan, explicó que la acción es por “la omisión y retardo en la asignación de pensiones, hecho que viola el derecho a la seguridad social y el trato digno que debe darse a los adultos mayores generando en consecuencia la imposibilidad de gozar del derecho establecido en el artículo 80  de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

Fuera de ley

Mireya Franco inició su carrera de aeromoza a los 19 años. Trabajó hasta la edad de 47 años en distintas empresas públicas y privadas de aviación. Sin embargo, dijo que el Estado no le reconoce el beneficio alegando que las empresas fueron disueltas o están en mora. Como ella hay otras 33 personas que tienen hasta seis años esperando que el IVSS cumpla su obligación constitucional.

La mora también viola los derechos reconocidos en el artículo 9 del Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales y el artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que indica: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene así mismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez y otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad”.

El presidente nacional del Comité de DDHH para la Defensa de Adultos mayores, Edgar Silva, insistió que no es responsabilidad del trabajador que el Seguro no haya fiscalizado a tiempo a las empresas. “A estos trabajadores se les descontó las cotizaciones y ahora pretenden que el trabajador, que es el débil jurídico, obligue a algún ministro, gobernador, alcalde o dueño de una  empresa privada que le pague la deuda para que este organismo pueda recibirle los papeles y procesar su pensión de vejez”.

WP_20150929_10_41_08_Pro
Los abuelitos asistieron a los tribunales a demandar al Seguro Social.


Participa en la conversación