El maracayero y el guayanés fueron claves en el primer cetro de los Astros en la Serie Mundial. Este viernes ambos celebrarán en un desfile por Houston.

Caracas. Cuando José Altuve ganó el primero de sus tres títulos de bateo en 2014 admitió que su máximo anhelo era tener un anillo de Serie Mundial. El maracayero mostraba mucho optimismo de cara al futuro tras protagonizar junto con sus compañeros la primera temporada en la que los Astros perdían menos de 100 encuentros —terminaron con 70-92— desde 2010.

El camarero no esperó mucho para cumplir su sueño. Tres años después, Altuve celebrará este viernes 3 de noviembre con un desfile por la ciudad de Houston el título del Clásico de Otoño obtenido en siete juegos ante los Dodgers de Los Ángeles.

“Había muy buena química entre el personal técnico y los peloteros desde los entrenamientos primaverales. Lo único que pensábamos era en ganar y ganar y siempre creí que podíamos lograrlo”, señaló el maracayero luego del triunfo 5-1 del miércoles en Dodger Stadium.

El cetro es el colofón para la mejor zafra de Altuve en las Grandes Ligas, que incluyó la tercera corona entre los paleadores del joven circuito, la cuarta campaña con al menos 200 hits, una marca de jonrones para venezolanos (7) en una postemporada y un casi seguro galardón de Jugador Más Valioso de la Americana en el bolsillo.

Aparicio fue pionero

El primer trofeo de Serie Mundial para los Astros contó con otro venezolano que brilló en 2017, el guayanés Marwin González, quien terminó la ronda regular con .303 de promedio, 23 jonrones y 90 remolques y en la definición ante Los Ángeles sacó un jonrón decisivo para empatar las acciones en el segundo juego.

Con los anillos de Altuve y González ya son 59 los campeonatos criollos en el mejor béisbol del mundo, incluyendo mánagers y miembros de cuerpo técnico. Luis Aparicio fue el primero en ponerse la sortija con los Medias Blancas de Chicago en 1966 y el que acumula más títulos es Luis Sojo con cinco, cuatro con los Yanquis y uno con los Azulejos de Toronto.

El año pasado la cuota venezolana en el podio de monarcas fue de tres con Wilson Contreras, Miguel Montero y Héctor Rondón como parte del plantel de los Cachorros de Chicago que acabó con una sequía de títulos de 108 años.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación