Las futbolistas venezolanas redondearon un gran semestre e hicieron historia al coronarse en el primer torneo cafetero.

Caracas. La caraqueña Oriana Altuve (24) será recordada como la futbolista que celebró el primer gol en la historia de la liga profesional colombiana. En febrero, la criolla anidó un doblete ante La Equidad y marcó el camino, que culminó el fin de semana pasado con el título de su equipo Independiente Santa Fe en el estreno del torneo cafetero. Altuve compartió los festejos con la larense María Peraza, quien también tuvo una actuación destacada en la brillante campaña de las “Leonas”.

“Se me dio la oportunidad de demostrar mi fútbol fuera del país y que mejor forma que salir campeona con el Santa Fe por primera vez, es una sensación muy grande, un orgullo hacer historia en el fútbol colombiano”, dijo Altuve, que en el cotejo de vuelta de la final ante el Atlético Huila vivió la emoción de jugar en casa ante más de 35 mil personas en el estadio El Campín de Bogotá.

“En ese partido fue algo increíble ver el estadio lleno, una emoción única que nos ayudó a conquistar esa final”, aseguró la atacante al referirse a la victoria 1-0 en el último choque de la temporada. Altuve concluyó la zafra con 12 dianas y quedó segunda en la tabla de goleadoras, en una competición tan exigente como el torneo masculino.

“La liga tiene muy buen nivel. Hay muchos equipos competitivos y bien preparados. Aquí hay una profesionalización y esa palabra lo explica todo”, señaló Altuve, a quien-por su nacionalidad- no dejan de recordarle al vinotinto y también ex Santa Fe Luis Manuel Seijas.

“La gente aquí en Bogotá es muy fanática y siempre me preguntan por Seijas. A Luisma lo quieren mucho, es un ídolo y ojalá tenga la posibilidad de llegar a ser recordado como él. No nos comparan pero sí dicen que somos venezolanos. Los hinchas son calidad”, resaltó la atacante.

Mucho trabajo
Los números de Santa Fe en el primer torneo neogranadino evidencian la superioridad de las “Leonas” en todo el semestre. Las dirigidas por Agustín Julio ganaron 15 de 16 partidos,empataron uno y no perdieron. Desde la defensa, María Peraza (23) ayudó a dejar el arco en cero en nueve de esos careos.

“Eso se consigue con trabajo. Lo que hicimos durante estos seis meses, día tras día, y la unión que tiene el grupo fue fundamental, porque también las compañeras fueron muy solidarias; eso hizo tener una armonía que fue clave, porque cada una trabajaba para que todas mejoráramos en conjunto”, explicó Peraza, quien se la pasaba para “arriba y para abajo” con Altuve. La defensora crepuscular le dedicó el campeonato a su madre, según ella, “el motor de su carrera”.



Participa en la conversación