El recién finalizado torneo Apertura del fútbol profesional venezolano puso en el tapete un tema que solía manejarse con prudencia.


Caracas. El resplandor de los fuegos artificiales en la coronación del Monagas como flamante campeón del torneo Apertura no fue suficiente para disipar las sombras que se ciernen sobre el fútbol venezolano a causa de las numerosas denuncias y testimonios relacionadas con el amaño de partidos en los últimos años.

El tema que antes del semestre pasado se manejó con prudencia y hermetismo —acaso para no dañar la credibilidad del torneo— cobró una notoriedad inusitada en el semestre que culminó con el primer título de los “Guerreros del Guarapiche” en la final ante el Caracas FC.

Y es que hasta horas antes de definir al monarca, la presunción de irregularidades en el desarrollo de numerosos encuentros de distintas categorías profesionales y semiprofesionales se mantuvo en el tapete. La última voz que se alzó fue la del exseleccionador nacional Noel “Chita” Sanvicente, quien pidió “execrar” del fútbol a los culpables, aunque subrayó la necesidad de presentar pruebas.

Antes del entrenador del Caracas, el técnico argentino del Trujillanos Cristian Ferlauto denunció una “movida” en el choque que su equipo perdió 4-0 con los avileños. El también jugador de los de Valera Orlando Cordero aseguró no estar metido en nada raro, aunque avaló la palabra del estratega con su renuncia al plantel andino. Henry Palomino del Zulia FC y el timonel de Estudiantes de Caracas Charles López también admitieron conocer de intentos de soborno para beneficiar a mafias apostadoras que operan en Venezuela y en el exterior y ofrecen sumas en moneda extranjera a cambio de jugar “para atrás” o facilitar la anotación de una cantidad determinada de goles en 90 minutos.

Nada concreto

“El amaño de partidos es un flagelo que afecta al fútbol a nivel mundial y (…) estamos trabajando arduamente para impedir que el fútbol nacional se vea empañado por este mal”, aseguró en un comunicado la Asociación de Clubes, organizadora del campeonato de la máxima categoría con supervisión de la Federación Venezolana de Fútbol.

La agremiación introdujo el año pasado ante la Asamblea Nacional el tema de los arreglos de partidos a las discusiones preliminares del proyecto de la Ley contra la Violencia en Escenarios Deportivos, lo que parece confirmar que los “guisos” y manejos de resultados en el fútbol no es un problema de data reciente. No obstante, hasta ahora, los señalamientos no han pasado de las redes sociales y los medios de comunicación. “Hay que atacar la cosa”, pidió Sanvicente, aunque sin evidencias ni denunciantes formales luce difícil.

Foto: Prensa Monagas



Participa en la conversación