Ambientalista Papaterra rechazó intención de decretar Isla de Aves como Parque Nacional

El ambientalista y planificador social, Hernán Papaterra, lamenta que solo se haga referencia al potencial económico que generaría la isla sin considerar que el agua potable para tomar, cocinar o lavar llega en buques al lugar.

Caracas. El ministro de Ecosocialismo y Aguas, Ramón Velásquez Araguayán, refirió en una entrevista a Unión Radio —con motivo al Día Mundial del Agua 2018— que se le dará estatus de Parque Nacional a la Isla de Aves. El ambientalista y planificador social, Hernán Papaterra, rechazó esa posición:

«Este decreto no contempla ninguna inversión en infraestructura verde que fomente una mejor calidad de vida y bienestar humano, que garantice un ambiente de alta calidad en el que poder vivir y trabajar; que mejore la biodiversidad local reconectando zonas naturales aisladas y aumentando la movilidad de la fauna silvestre en un paisaje más amplio; que proteja contra el cambio climático y otras catástrofes ambientales.

Lamenta que solo se haga referencia al potencial económico que generaría la isla sin considerar que el agua potable para tomar, cocinar o lavar llega en buques al lugar.

Indica que al río Orinoco llegan las aguas de más de 1000 ríos, pese a ello, el país padece uno de los peores servicios de acueductos y de agua potable en el mundo: Anuncian proteger un inmenso espacio de agua salada, no aprovechable para mitigar la necesidad de recursos, y mientras tanto desdeñan o mal administran las aguas continentales de gran potencial para surtir a las ciudades y cubrir los requerimientos industriales, agropecuarios, sanitarios y domésticos. Es esta cuenca —la del Orinoco— la que debería ser tratada como parque nacional.

Papaterra explica que la exhortación que hace Naciones Unidas con la celebración del Día Mundial del Agua 2018 aboga por volver a equilibrar el ciclo del agua a través de la plantación de nuevos bosques, la restauración de los humedales, para mejorar la salud y medios de subsistencia de los seres humanos.

Venezuela carece de gestión adecuada de los recursos hídricos dulces y ello se patentiza en la continuada escasez de agua potable y para saneamiento. De hecho, la sucesión de incendios forestales en todo el país —particularmente en los parques nacionales y monumentos naturales— obedecen al descuido y negligencia en la administración de los bosques, montañas y humedales de ríos y lagunas, agrega.

Papaterra destaca que en un Parque Nacional se permiten ciertos usos que no soportaría un Área Bajo Régimen de Administración Especial como lo plantea el Gobierno: La Isla de Aves es un cayo arenoso minúsculo en la inmensidad del mar territorial venezolano y en vías de desaparición. Tiene apenas unos 300 metros de longitud por menos de 100 de ancho.

Fuertes oleajes atentan contra la existencia del cayo, pues lo erosionan durante las tormentas tropicales y los huracanes que azotan esas latitudes durante la temporada de huracanes del Caribe, desde julio hasta noviembre, aproximadamente.

Nuestro alerta y llamado de atención supone una exigencia legal y constitucional para llevar a cabo un cambio fundamental en la forma en que el país y su gobierno gestionan el agua, y poder lograr así los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular el número 6, relativo al agua limpia y el saneamiento, que incluye una meta de reducir a la mitad la proporción de agua dilapidada y aumentar su reciclaje para contribuir a la economía circular«, enfatizó.

Foto cortesía

Lee también
Amenazan con las FAES a vecinos de Galipán que no quieren entregar sus tierras

Participa en la conversación