Los expertos Guillermo Tell Aveledo y Ricardo Sucre concordaron en que la MUD debe repensar su estrategia y llamar a manifestaciones “simbólicas”.

Caracas. A un mes y medio del inicio de las protestas contra el Gobierno, los analistas Guillermo Tell Aveledo y Ricardo Sucre recomendaron a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) diseñar y convocar a acciones de protestas “simbólicas” y no violentas que le permitan combatir el desgaste que dejan las largas caminatas y la represión, cada vez más intensa, de los cuerpos de seguridad.

“Debe debatirse si es momento de diversificar la acción. Las ramas de la acción política no son solo la protesta. Lo que tiene al Gobierno comprometido es la acción diplomática con la Asamblea Nacional (AN), la comunidad internacional y también están las acciones de negociación, que la Unidad no debe descartar, sin abandonar las protestas tal como existen hoy”, señaló Aveledo, quien también es historiador.

El académico agregó que se debe hacer esta evaluación considerando la asimetría que existe en la lucha entre los manifestantes y los cuerpos de seguridad. Apuntó, incluso, que la dirigencia opositora debe “preparar el terreno para un resultado adverso”, en el caso de que no se logren los cuatro objetivos planteados por la alianza: elecciones generales y libres, liberación de los presos políticos, devolución de las competencias a la AN y que se abra un “canal humanitario” de medicinas y alimentos.

Eso es mas fácil decirlo que hacerlo, parece cruel decirlo, pero no todo sacrificio tiene los resultados que se desea”, añadió.

Protestas en dos etapas

Para el politólogo Ricardo Sucre, las manifestaciones de la oposición han tenido dos etapas: la primera transcurrió entre 1° hasta el 19 de abril. “Ahí el desempeño fue, en general, bueno. Se logró hacer una demostración de fuerza, se pidió un compendio de cuarto peticiones y hubo buena respuesta de la gente. Los diputados tomaron el liderazgo. Se logró volcar la presión internacional sobre el país, con figuras de la oposición que salieron afuera, se llevó el mensaje a distintos sectores”.

Sin embargo, destacó Sucre, que desde el 20 de abril hasta la actualidad ocurrió una segunda etapa en la que el liderazgo de la oposición perdió la dirección y el control sobre las manifestaciones que, a su juicio, han tomado un carácter insurreccional y no tienen un objetivo definido.

“Se ha instaurado una especie de lógica ucraniana procurando que el Gobierno se desgaste. No creo que el manejo haya sido bueno, incluso, no sé si hay un manejo, uno más bien siente que las protestas se organizan de manera autónoma. En la logística se ha alcanzado mucha sofisticación de los instrumentos, parece una logística de afuera. Es bastante autónomo de los políticos y uno ve a los políticos atrapados en esa dinámica, siguiendo la corriente para no exponerse a críticas, dudas y prejuicios”, indicó.

Para el experto, la oposición debe definir si busca una salida a la “ucraniana” del conflicto. Recomendó a la oposición llevar las manifestaciones al terreno de las acciones pacíficas. “Si se justifica que se agreda a las personas y a periodistas se cae en la lógica de la subversión de los 70. Hay que sacar la protesta de ese terreno y moverla a la lucha no violenta, al estilo de [Martin] Luther King, un menú de cosas que puedes hacer (…) pero el pueblo opositor es muy autónomo y no sé si el liderazgo opositor tenga esa fuerza”.

Sucre señaló que las protestas no han conseguido ninguno de los objetivos que se planteó la Mesa cuando estas comenzaron. “No siento que políticamente haya un avance. Puede haber logros indirectos: [provocar la convocatoria a] la Constituyente, las palabras del Papa. Los logros que se mencionan en el discurso, de quebrar la voluntad del régimen no los siento. El Defensor [Tarek William Saab] manejó bien la crisis con el hijo, lo que dijo [Gustavo] Dudamel es algo en lo que todo podemos concordar. Tampoco la oposición ha sabido construir sobre sus logros y hay un desgaste”, sostuvo.

Lee también
FOTOS | Redoblan represión en marchas opositoras

Represión fuera de control

En algo que concordaron ambos analistas es en que la respuesta de los cuerpos de seguridad no ha sido acorde, sino excesiva. Aveledo la calificó de “torpe” y dijo que también se ve un desgaste en los policías y militares.

“El aparato represivo se desgata y pierde precisión. El número de víctimas se ha multiplicado en el último mes y eso refleja esa realidad, algo que ha podido manejarse sin consecuencias mortales mayores. Eso es testimonio de la tenacidad de los que protestan. Se busca derrotar las protestas en la calle, ahora son terroristas y enemigos internos. Con eso se pretende legitimar, a los ojos del Estado, esas acciones para desanimar a quién esté dispuesto a protestar”.

Sucre calificó de “cuestionable” la represión y señaló que el uso de tribunales militares y las denuncias de disparos con metras –que no dejan rastros balísticos para las investigaciones- por parte de cuerpos de seguridad llevan a esquemas represivos similares a los de la década de los 90.

“Al inicio, el Gobierno las contuvo dentro del juego represivo y las técnicas represivas, digamos, aceptables. En los últimos días, desde el miércoles de la semana pasada, hay un giro más represivo y no sé a qué se debe. Puede ser a lo mejor que se ve que las protestas se están desgastando y se quiere aprovechar el momento para ‘matar eso de una vez’. Puede haber otras presiones del mismo Gobierno y por eso la Constituyente, porque hay gente que pide medidas más drásticas. Puede ser que los mismos cuerpos de seguridad estén agotados y estén a la libre y no les interesa la orden de los superiores y lo hacen a los trancazos. Ha habido un manejo, en términos de represión, cuestionable, porque ha avanzado de una etapa, digamos aceptable, de control del orden público, a un uso más abusivo”.

Consideró, sin embargo, que el manejo político del Gobierno ha sido más acertado y logró cohesionar al chavismo en torno a la convocatoria a una Constituyente hecha por Maduro. “Es una apuesta arriesgada, pero no era una cosa esperada por nadie. Maduro no es persona que se arriesgue, es lento y burocrático, no picha rápido y duro sino que es lento. Fue una decisión que sorprendió a su público. La oposición tiene la posibilidad de seguir con el tema de la protesta, pero salvo que ocurra algo trágico, el Gobierno está en su territorio, logró recuperar la ofensiva”.

Foto referencial: Luis Miguel Cáceres



Participa en la conversación