En 10 minutos los constituyentes autorizaron la asignación de 2018 del instituto emisor. Ese gasto tenía que ser autorizado por la AN.

Caracas. En la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) se aplica la vía rápida para autorizar el gasto del Gobierno. Este martes, en 10 minutos se dio el visto bueno a la asignación del Banco Central de Venezuela (BCV) para el próximo año.

A la 1:45 p. m. la presidenta de la ANC, Delcy Rodríguez, notificó que el presidente del BCV, Ramón Lobo, consignó el presupuesto del Banco. Luego el vicepresidente de la ANC, Elvis Amoroso, leyó un comunicado en el que destacaba que el instituto emisor ha estado afectado por “guerra económica”, sin indicar el monto del gasto del Central para el 2018.

El presupuesto del BCV suele entregarse días después del presupuesto nacional y también tiene que ser avalado por la Asamblea Nacional (AN). En 2017, el presidente Nicolás Maduro no entregó las leyes al Parlamento bajo el argumento de que los diputados están en “desacato” y al final todos los marcos legales vinculados al presupuesto fueron presentados al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

En la Gaceta Oficial del 14 de octubre de 2016 se notifica la publicación de la Ley de Presupuesto y la Ley de Endeudamiento, pero solamente se divulgó el endeudamiento. El gasto del BCV de 2017 entró en un limbo y a principios de este año fue autorizado por el máximo tribunal.

Por el retraso en la aprobación del gasto, el instituto emisor inició con retraso la medición de los indicadores de la economía.

Para el 2018 se repite la misma situación. El Gobierno omite a la AN y envía el gasto del BCV a la ANC donde los constituyentes no precisaron cuánto orientará el instituto emisor a la fabricación de billetes y a la coordinación de políticas públicas, entre otros. La última asignación divulgada del BCV fue en 2016 cuando se previó en 94,6 millardos de bolívares.

Foto referencial: Miguel González



Participa en la conversación