Las fluctuaciones eléctricas en Maracaibo varían según la hora del día, afectando los equipos del hogar.

Maracaibo. Todo queda en silencio, poco tiempo pasa para que los más pequeños comiencen a llorar. El calor del mediodía se acentúa. “¡Otra vez sin luz!”, grita Marisela González en el fondo de la casa donde cocinaba conchas de plátano para darle de comer a sus dos hijos. Dos minutos después se percata de que el bombillo de luz incandescente que tenía para alumbrar la sala está reventado, vuelve la electricidad y la nevera no prende. “Lo que me faltaba, lo único que me quedaba bueno, ahora sí me fregué”, se queja.

La historia se repite una y otra vez en cada rancho o casa a medio terminar del sector La Royal, a un lado de la Circunvalación uno de Maracaibo.

Aquí se va la luz cada cinco minutos, o sea, va y viene y eso nos daña los aparatos, a mí se me dañó el televisor y yo me pregunto: ‘¿Quién nos arregla eso?’ Los muchachos picados de zancudos. Si se va en la noche, tenemos que sacar las colchonetas para la acera para que ellos duerman, mientras nosotros cuidamos que no se nos metan en las casas, relata María Alejandra Urbina.

Desde hace una semana el servicio eléctrico en Maracaibo es intermitente. En algunas zonas como el oeste de Maracaibo se va por dos horas diarias, mientras que en otros sectores las fluctuaciones comienzan a partir del mediodía hasta la madrugada. Estas fallas han acabado con la vida útil de los electrodomésticos, convirtiéndose esta en la queja más fuerte de los ciudadanos.

Lee también
Ventas de comercios caen hasta 70% por apagones en Zulia

La inseguridad también aprovecha. Evis Vázquez, vecino del sector Cuatricentenario al oeste marabino, dijo que en su comunidad han estado hasta ocho horas sin servicio.

Yo no me molesto en denunciar nada porque uno llama a la policía cuando ve que se están robando las cosas y no hacen nada. Aquí no tenemos cable telefónico, se meten a las casas y roban todo lo que hay adentro cada vez que se va la luz, uno tiene que morirse del calor o que se lo coman los zancudos porque puede más el miedo de que le quiten a uno todo.

Los ciudadanos le exigen a las autoridades —que hasta la fecha no se pronuncian— que al menos les den una explicación de lo que sucede. Sabemos que no van a resolver porque esto es falta de mantenimiento de la red eléctrica, pero que al menos hagan un cronograma para evitar daños dentro de la casa, porque a uno se le daña un aparato y nadie se lo va a pagar, entonces que sean serios y den la cara, dijo tajantemente Alberto Rivas, ingeniero eléctrico retirado.

Foto referencial: Cheché Díaz



Participa en la conversación