Cuando se va la luz, la ciudad se paraliza, se apagan los pocos semáforos que están activos y comienza el caos. Todos quieren pasar al mismo tiempo y la vía se congestiona.

Maracaibo. Hace rato que los zulianos no están en paz. Las fallas eléctricas mantienen en una situación crítica a los habitantes del occidente venezolano desde hace casi un mes. En Maracaibo hay sectores donde se registran hasta dos apagones al día, de 4 y hasta 10 horas sin servicio. Comprar alimentos, trabajar, ir al banco y trasladarse se ha complicado más de lo usual debido a los bajones de corriente.

El transporte público es uno de los más afectados, pues la falta de gasolina y de semáforos en la ciudad cada vez que se va la luz dificulta aún más el trabajo de los transportistas.

Las colas volvieron a las estaciones de servicio. Joaquín Díaz, trabajador de la estación de La Curva de Molina, contó que la mayoría del transporte público de la ciudad se surte de gasolina en esa bomba.

Aquí tanquean más de 2000 vehículos al día, la mayoría transportistas, pero no hay casi gasolina. Las gandolas no despachan porque el llenadero Bajo Grande está casi paralizado por los apagones, son muchas horas sin luz y esto se vuelve un desastre. Es verdad que aquí está la guardia pero hay una maraña porque ellos tienen preferencia por los bachaqueros y los demás se quedan sin gasolina a menos de que se bajen de la mula, uno ve y calla porque si no, vais preso.

En estaciones de servicio como Lago Pista de la Circunvalación 1 y Las Delicias la situación es la misma. No hay gasolina por falta de despacho, hace dos días las gandolas no llegan. Ronald Ojeda, chofer de una camionetica de la línea Socorro, denunció que para poder trabajar tiene que comprar gasolina por fuera.

Si hago cola en las bombas, pierdo el día de trabajo porque uno está ahí hasta seis horas, lo que hago es que me voy a Plaza de Toros y le compro a los pimpineros 40 litros por un millón de bolívares en efectivo y con eso trabajo desde la mañana hasta la tarde, cuando vuelvo a hacer voy y compro otro poquito más porque no puedo esperar.

Lee también
Corpoelec apagó la vida de los zulianos con las fallas perennes de electricidad

Está situación ha bajado aún más la cantidad de transporte público operativo. Los usuarios prefieren caminar que esperar más de tres horas por un vehículo. Sin embargo, cada día hay más chirrincheras, camiones 750, grúas y hasta cavas rebuscándose en el transporte público.

Cuando se va la luz, la ciudad se paraliza, se apagan los pocos semáforos que están activos y comienza el caos. Todos quieren pasar al mismo tiempo y la vía se congestiona.

Arde troya

Esta semana los vecinos de la Circunvalación 1, Cañada Honda, Sabaneta, Doble vía, Plaza de Toros, Curva de Molina, Circunvalación 2, Integración Comunal, Milagro Norte y San Isidro cerraron avenidas principales y quemaron cauchos en señal de protesta al racionamiento eléctrico. Alegan que no solo son los apagones sino los bajones de corriente que pueden llegar a sumar hasta 15 al día, ocasionado daños serios a los electrodomésticos.

“No sabemos cuánto tiempo más”

Luis Motta Domínguez, ministro de Energía Eléctrica, aseguró esta semana, durante su visita al Zulia para tratar el tema eléctrico, que los recurrentes apagones en Maracaibo son por una falla en una de las líneas de transmisión. Dijo desconocer con exactitud cuántas horas serán de racionamiento, “pueden ser cuatro, seis u ocho horas”.

Dijo que el cronograma de racionamiento en el Zulia es diseñado con base en la responsabilidad de megavatios “que es crítica”.

Foto: Archivo Crónica.Uno


Participa en la conversación