Apenas Bs. 45.000 es el presupuesto anual del Instituto de investigaciones biomédicas de la UC

Es un instituto adscrito a la Universidad de Carabobo, núcleo Aragua, que tiene 10 líneas de investigación para el abordaje farmacéutico, para el tratamiento de enfermedades reumáticas e infecciones parasitarias, pero durante 15 años su presupuesto anual ha mantenido el mismo monto.

Maracay. El centro de Investigaciones Biomédicas de la Universidad de Carabobo (UC), núcleo Aragua, fue fundado en 1986 por 4 jóvenes pioneros e investigadores: Flor Herrera, Rafael Rangel, Omar Castillo y José Luis Colmenares, convirtiéndose desde el primer momento en un centro de referencia en investigación básica y aplicada de la UC y de la región central de Venezuela. 20 años después avanza con un importante logro, siendo el primer Instituto de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UC de donde sale la primera cohorte de egresados del Programa de Maestría en Ciencias Biomédicas del Biomed-UC.

Luego de 32 años, el Instituto de Investigaciones Biomédicas Dr. Francisco J. Triana Alonso intenta sobrevivir con un inclemente y deficitario presupuesto que durante los últimos 15 años apenas llega a 45.000 bolívares al año.

Su actual director, el investigador Heriberto Correia, admite que con esos recursos no pueden comprar ni siquiera un bombillo para una institución que posee 10 líneas de investigación como parasitosis intestinal, inmunología, enfermedades reumáticas e infecciones virales por vectores como mosquitos, entre otros.

El instituto de investigaciones Biomédicas de la UC Aragua (Biomed) tiene entre sus principales líneas de trabajo la epidemiología molecular del dengue; bioquímica farmacológica; expresión genética en humanos; parasitología molecular, y entomología molecular y médica.

El Biomed aún se resiste a la debacle presupuestaria y con apenas 10 a 12 investigadores principales, aborda trabajos  para nuevos fármacos que ayuden a combatir enfermedades parasitarias o reumáticas. Además, es una institución referencia nacional en el estudio de infecciones como el dengue, zika, chikungunya y en la búsqueda de vectores.

El trabajo de investigación que llevamos a cabo es preventivo. Estudiamos infecciones y cómo abordarlas antes de que se propaguen en la población, explica.

Pero hasta enero de 2018, el Biomed aún recibía como presupuesto anual 45.000 bolívares, con los cuales no se puede adquirir ni siquiera un bombillo. Información extraoficial que llegó al instituto refiere que el presupuesto sería incrementado a 900.000 bolívares por año.

Lee también
La UC celebra 60 años de reapertura en medio de una profunda crisis

Pese a la insuficiencia presupuestaria, la sede física del Biomed en Maracay todavía no evidencia tantos rigores. Pero el nivel de investigación ha mermado en 90 %, de acuerdo con lo que señala su director.

Heriberto Correia, investigador y director del Biotec-UC

No estamos exentos de la diáspora, dice Correia. Todos los años son más los investigadores que pese a los 10 y 15 años de servicio dentro del instituto, deciden emigrar. Los nuevos investigadores que ingresan apenas duran un año dentro del Biomed, al punto que los laboratorios si acaso cuentan solo con el jefe.

En la actualidad, menos de la mitad de investigadores que aún quedan en el Biomed cuenta con personal adjunto y cada vez son menos los estudiantes que quieren ingresar para continuar estudios de cuarto nivel. Los trabajos de investigación para las tesis de grado requieren recursos económicos y ante la merma presupuestaria, resulta imposible para los investigadores nóveles adquirir los insumos que en su mayoría son importados y se adquieren con dólares.

Así que por ahora, el Instituto apenas se ayuda financieramente con el alquiler de un auditorio que no alcanza ni para cubrir el mantenimiento de su sede.

En el instituto ven, sin poder hacer nada, como cada día se deteriora la infraestructura

En 2005, la Fundación para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología del Estado Aragua (Fundacite Aragua), ente de apoyo a la plataforma tecnológica y científica del estado y vehículo de enlace entre la sociedad y la comunidad científica, otorgó el premio “Honor al Mérito Científico”, en el área Salud, al Instituto de Investigaciones Biomédicas, adscrito a la Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad de Carabobo con sede en Aragua.

Para entonces, el doctor José Guerrero, secretario de Estado para la Ciencia y la Tecnología del ejecutivo regional y presidente de Fundacite Aragua decía que “la información epidemiológica generada por esta institución transciende las fronteras del estado e incluso del país. Este premio reconoce el trabajo en pro del desarrollo de la salud de todos los aragüeños con sus distintos proyectos de investigación”.

Fotos: Gregoria Díaz


Participa en la conversación