Alejandra De Vita, integrante de este proyecto universitario a beneficio de los más necesitados, conversó con Crónica.Uno acerca de su experiencia en esta oportunidad. El equipo ya se organiza para coordinar una segunda tanda.

Caracas. El proceso de preparación les llevó 10 horas, de 3:00 p. m. a 1:00 a. m. En la madrugada del Día de la Virgen de Fátima, sellaron la última bolsita de combo acompañada con uno de los mensajes motivacionales que improvisaron para hacer la entrega más personal: “No te rindas, hay mejores cosas por las que luchar”. Antes de que cantara el gallo, ya habían puesto las más de 700 arepas en el horno, para ofrecer el alimento caliente, y poco después iniciaban la jornada en las calles caraqueñas.

El equipo de más de 30 personas se dividió en grupos de entre 3 y 6. Unos se fueron a pie de Plaza Venezuela hasta Chacaíto y otros se distribuyeron en los 5 carros particulares que tenían a disposición para dar alcance a otros sectores de la capital.

Bello Monte, Santa Mónica, Los Chaguaramos, el Distribuidor Metropolitano, Los Dos Caminos, La Campiña, La Florida, La Urbina, La California, Bello Monte, Catia, Antímano e incluso el J. M. de los Ríos fueron algunas de las zonas visitadas por Arepa Para Llevar, la iniciativa estudiantil que busca poner una sonrisa en los rostros de los más necesitados.

La respuesta al proyecto ha sido masiva. El venezolano tiene un corazón de oro. De todas partes nos han contactado para colaborar y los que no pueden ofrecer donativos se prestan para difundir la iniciativa o para hacer de voluntarios. Tenemos voluntarios por todos lados, dijo a Crónica.Uno Alejandra De Vita, una de las propulsoras de la actividad.

“¿Cuándo vuelves a pasar?”, fue una de las frases que marcó la pauta de este 13 de mayo.

Lee también
Estudiantes de Nutrición y Dietética UCV se ponen a la orden de los más necesitados con “Arepa para llevar”

En la dirección correcta

En 2006, el gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez creó la Misión Negra Hipólita para brindar protección social e integral a las personas en situación de calle. En 2016, el programa aseguraba haber atendido a más de 3000 individuos solo en ese periodo, esto en un contexto de 51, 51 % de hogares en pobreza extrema (Encovi 2016) y una inflación que pasa de 400 %, según estimaciones de diversas firmas económicas.    

A la par de este beneficio se constituyó también la Misión Niños y Niñas del Barrio (2008) para proteger a una población comprendida entre 0 y 17 años bajo cuatro grupos de actuación: situación de calle, situación de riesgo, niños y adolescentes institucionalizados; y niños y adolescentes trabajadores. Las políticas de esta Misión están a cargo de 18 Centros Comunales de Protección Integral distribuidos en diferentes estados del país y que, junto con los consejos comunales, asisten “una medida diaria de entre 80 y 100 niños en cada uno de ellos”.

Sin embargo, la realidad va más allá de estos programas: niños y adultos mayores encabezan el grueso de las personas en situación de calle que se ven obligadas a mendigar fuera de los restaurantes de comida rápida y a hurgar en la basura, comentó De Vita.

Cuando le entregas un paquete de comida a una persona y ves que lo abre en ese mismo momento, con aquella alegría en el rostro, es cuando te das cuenta de que no ha comido nada en todo el día, expresó.

Entre las impresiones que destaca de esta primera oportunidad, Alejandra relata el caso de un refugio callejero en Chacaíto y un grupo de niños en La Urbina. “¡Yupi! ¡Vamos a comer!”, gritaron los pequeños luego de recibir los combos que, gracias a la variedad de los donativos recibidos por la organización estudiantil, pudieron incluir extras como galletas o frutas.

Una niña que estaba con ellos se puso tan contenta que empezó a bailar. ‘Ay, Alejandro se lo perdió’, nos dijo. Ahí es cuando te das cuenta de que vas en la dirección correcta. Y con el apoyo de la gente sé que vamos a crecer aún más, estimó.

Concluye que para ser una primera vez lograron el cometido y pronto estarán anunciando por su cuenta de Instagram @arepaparallevar una segunda tanda de recolección de insumos. Esperan abarcar un horario más amplio en esa próxima vuelta. La jornada de este sábado culminó a las 6:00 p. m.  

Arepa Para Llevar nació ante la preocupación por la inseguridad alimentaria que existe en el país, ubicada en 93,3 % según la Encovi 2016. El proyecto es coordinado por estudiantes del décimo semestre de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Central de Venezuela y cuenta con el apoyo del concejal de Caracas, Jesús Armas.

Para más información contactar a través de: arepaparallevar@gmail.com  

Foto referencial: redes Arepa Para Llevar



Participa en la conversación