La joven de 21 años es pariente del coronel retirado de la GNB, Oswaldo García Palomo, quien se encuentra en el exilio. Se encuentra privada de libertad por el Cicpc y durante cinco días sus familiares no supieron de su paradero. El Foro Penal registra 275 presos políticos en el país.

Caracas. La familia de Ariana Virginia Granadillo Roca vive una completa pesadilla. Desde la primera vez que la detuvieron —el 2 de febrero— se convirtió en perseguida política y actualmente está presa, acusada de rebelión militar.

La joven, estudiante de cuarto año de Medicina, ha sido aprehendida en tres oportunidades por ser familiar lejana del coronel retirado de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) Oswaldo García Palomo, quien se encuentra en la clandestinidad acusado presuntamente de terrorismo.

Vivía en casa del exfuncionario con sus padres Argenis y Gabriela, en San Antonio de los Altos, estado Miranda, en vista de que hacía sus pasantías en el hospital Victorino Santaella de Los Teques. Ellos les ofrecieron morada porque son de Monagas y una vez salieron del país la familia de Ariana quedó a cargo de los cuidados la quinta.

Fue seleccionada por la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu) para estudiar Medicina y tiene buenas calificaciones. A sus 21 años sueña con convertirse en pediatra. Su papá es agricultor y su madre ama de casa, de vez en cuando se resuelve con la venta de productos.

El 2 de febrero la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) se la llevó por primera vez. Estuvo desaparecida por dos días, sus padres no sabían su paradero. En aquella oportunidad la torturaron física y psicológicamente al igual que a Sorbay Padilla, esposa del coronel, y a su hijo.

Llegó con moretones en las piernas y brazos, y la amenazaron psicológicamente. Hasta para ir al baño y cambiarse tenía que hacerlo frente a los hombres que estaban ahí. Luego mi familia volvió a la casa porque ellos —la familia del coronel— se fueron y dijeron que no iba a pasar más nada, contó en rueda de prensa del Foro Penal Joana Padilla, hermana de Ariana.

Lee también
Tachirenses recurren a veterinarias y agropecuarias en busca de sus medicinas

El 24 de mayo fue detenida por segunda vez, nuevamente por la Dgcim. Desapareció durante siete días junto con su papá y su mamá. Los sacaron a las 8:00 a. m. de la vivienda.

El Foro Penal realizó la denuncia ante fiscalía el 29 de mayo por la desaparición de la familia. Y el 31 de mayo fueron liberados bajo amenazas, incluso no les permitieron volver a la casa en San Antonio ni sacar sus pertenencias.

Los papeles universitarios de mi hermana quedaron en la casa y no los pudo sacar, al igual que la ropa. Nos hicieron donaciones y con eso se compró un poco de ropa, algunas nos las regalaron, contó Johana.

805 civiles juzgados por fiscalía militar

Casi un mes después Ariana fue detenida por tercera oportunidad. Esta vez por efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en el estado Táchira.

Se trasladaba en un autobús con su madre y su padre, pues iban a verse con una monja luego de toda la situación por la que pasaron. Alfredo Romero, director del Foro Penal, dijo que solo se llevaron a la estudiante.

Según publicó en sus redes sociales el director del Cicpc, comisario Douglas Rico, Ariana estaba solicitada por el Juzgado Militar Segundo de Control de Caracas de fecha 27 de mayo por el delito de rebelión militar.

Tenía una orden de captura del 27 de mayo, de cuando ella se encontraba desaparecida. Nosotros denunciamos su desaparición en fiscalía y llevan a esa causa, explicó Romero.

Fue presentada el 25 de junio ante el tribunal 11 de control militar en Táchira y le dictaron medida privativa de libertad en la base Peracal del Cicpc, en San Antonio en ese estado.

Lee también
Hallaron cadáver de ingeniero que salió a trotar en El Hatillo

Forma parte de los 805 civiles que han sido procesados por tribunales militares desde abril de 2017, según datos del Foro Penal.

Es una estudiante inocente e injustamente procesada por tribunales militares. El Estado es el responsable de su situación de salud y de su integridad física, de la seguridad de su hermana Johana que se encuentra aterrada y de los papás que también se encuentran aterrorizados, sostuvo Romero.

Por cinco días tanto de la defensa como la familia de Ariana no tuvieron información de su paradero ni en donde será recluida mientras dure la investigación. Les dijeron que estaría en la base Peracal pero ahí no la encontraron. También la buscaron en la División de robo de vehículos del Cicpc tanto en El Rosal como en Quinta Crespo, en Caracas, pero tampoco se encontraba en la lista.

La base de Peracal de San Antonio pertenece a esa división, verifiqué ahí pero no se encontraba. También me dirigí a Fuerte Tiuna pero el tribunal que lleva la investigación  no dio información de su paradero, contó María Fernanda Torres, abogada del Foro Penal.

La tarde del jueves 28 de junio Romero informó, a través de Twitter, que se comunicó con ellos para avisarles que sería trasladada a Caracas. Sin embargo, no se ha podido confirmar su paradero aún.

Excarcelaciones por más detenciones

Alfredo Romero indicó que hasta el 28 de junio el Foro Penal registra 275 presos políticos, 81 son militares y 194 civiles.

Mientras excarcelan a personas encarcelan a nuevas personas. Se ha hecho costumbre que encarcelen a familiares de militares detenidos en supuestos actos conspirativos, no sabemos bajo qué objetivo.

El 1 y 2 de junio la Comisión de la Verdad de la Asamblea Nacional Constituyente anunció que fueron excarcelados 79 presos políticos, sin embargo el Foro Penal verificó que fueron 52 y todos bajo medidas cautelares. Posteriormente el 13 de junio hubo otra jornada en la que excarcelaron a 43 personas, según datos del Gobierno.

Lee también
Apagones en el Zulia dejan sin combustible al Táchira

Estas medidas se tomaron después de que el 24 de mayo el presidente Nicolás Maduro pidiera a la ANC que evaluaran las causas de los presos políticos para iniciar una reconciliación. Las declaraciones se produjeron luego de un motín que hubo dentro los calabozos del Helicoide el 16 de mayo.

Fotos cortesía redes sociales



Participa en la conversación