Asesinaron a ingeniero y a su hijastro tras discutir con motorizado

Morgue de Bello Monte

Marlon Hernández, de 36 años, y Ericksson Marín, de 22 años, fueron a comprar una botella de licor, a dos cuadras de su casa en el barrio Las Clavellinas de Guarenas. Tuvieron un cruce de palabras con otro hombre, porque habían quedado mal estacionados frente al comercio.

Caracas. La celebración de Navidad de la familia Hernández Parrilla fue empañada por la violencia, pues el pasado lunes 25 de diciembre asesinaron a Marlon Eduardo Hernández Velásquez y a su hijastro, Ericksson Ramón Marín Parrilla en el barrio Las Clavellinas de Guarenas, estado Miranda.

Ambos se encontraban en la casa y decidieron ir a comprar una botella de licor a dos cuadras de su casa, a bordo de un vehículo Yaris. El carro quedó mal estacionado y esto produjo que discutieran con un motorizado que pasaba por la zona.

El cruce de palabras parecía haber terminado. Marlon, de 36 años, y Ericsson, de 22, obtuvieron la bebida y se regresaron a la casa. Sin embargo, en el camino fueron abordados por el mismo motorizado con quien pelearon y un parrillero, quienes les dispararon varias veces.

Ericksson falleció en el sitio. La mayoría de las heridas las recibió entre el pecho y el cuello. Mientras que Marlon murió mientras era trasladado hasta el hospital del Seguro Social de Guarenas.

Elena Parilla, madre y esposa de las víctimas, contó que su hermano fue asesinado hace dos años en Ciudad Belén, también en Guarenas. Lamentó que por tercera ocasión deba enterrar a un ser querido víctima de la violencia desenfrenada del país.

Marlon era Ingeniero Mecánico pero como estaba desempleado trabajaba como taxista. Ericksson estudiaba Electricidad en el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces), y laboraba en una licorería. Era el mayor de sus tres hijos.

Lee también
La infancia venezolana castigada por las malas políticas del Estado

Foto archivo: Miguel González


Participa en la conversación