Javier Ramírez, de 34 años, recibió cinco tiros tras discutir con un presunto delincuente en el sector Los Paraparos. Durante la pelea, la abuela del supuesto homicida trató de defender a la víctima, pero su nieto le dio un disparo en la pierna.

Caracas. Javier Antonio Ramírez Villegas, de 34 años, fue asesinado el pasado martes 21 de noviembre, a las 3:30 p. m. en el sector Los Paraparos de La Vega. Un joven de aproximadamente 21 años le dio cinco tiros, luego de que tropezara con su vehículo un aro de baloncesto que tenía en la calle.

La víctima recién había dejado a su hijo de seis años en casa de su abuela pues debía ir a retirar el pasaporte. En el camino discutió con el muchacho, pues aunque se bajó de su vehículo y le pidió disculpas, este le disparó.

Su suegra, Mariluz Montilla, contó que durante la pelea salió la abuela del presunto homicida para tratar de mediar y en defensa de Javier, pero el muchacho la hirió con un disparo en la pierna.

Ramírez fue trasladado hasta el hospital Pérez Carreño, a bordo de su vehículo modelo Aveo, color blanco, pero falleció en el camino después de una convulsión. Sus familiares escucharon los disparos y salieron a auxiliarlo.

El 6 de enero de 2018 se iba a vivir a Perú, donde tenía una oferta laboral. Dejó huérfanos a dos niños, de seis y cuatro años. Trabajaba como taxista particular desde hace 10 años.

Vecinos, quienes pidieron mantener su identidad en reserva, comentaron que el presunto homicida es apodado “Adriancito” y se fugó del barrio. Alegaron que es uno de los azotes de la zona y pidieron a las autoridades más presencia policial.

Lee también
A 3 meses de la masacre de Amazonas el Gobierno oculta a los responsables

Asesinato por presuto robo

En otro caso, el pasado miércoles 15 de noviembre, los dolientes de Ángel José Peralta León hallaron su cadáver en la morgue de Bello Monte, luego de estar desaparecido por más de 12 horas. También era taxista.

La víctima, de 25 años, salió el martes desde San Juan de los Morros, en el estado Guárico, a buscar a un cliente en El Valle, Caracas. En horas de la noche su esposa trató de comunicarse con él pero su celular estaba apagado. En la medicatura forense les indicaron que le dieron un tiro en la cara.

Presumen que lo mataron para robarle el carro y sus pertenencias. Tenía más de tres años laborando como taxista en una línea de San Juan de los Morros, estado Guárico.

Foto: Archivo | Cristian Hernández



Participa en la conversación