El OVCS documentó nueve protestas para exigir mejoras en el servicio de telefonía fija y conexión a Internet. El transporte público no deja de aparecer en el registro, así como la presencia de los jubilados y pensionados que participaron en 56 movilizaciones frente a entidades bancarias y exigiendo el respeto a los beneficios contractuales.

Caracas. Las protestas registradas durante estos 10 meses (10.773) superan el índice de las dos grandes olas de manifestaciones recientes realizadas en Venezuela, en los años 2014 y 2017, períodos cuando el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) documentó 9286 y 9787 manifestaciones, respectivamente.

De las 10.773 ocurridas este año, 1418 se desarrollaron durante el mes de octubre. Con respecto al mismo lapso de 2017, las acciones de calle se incrementaron 683 %.

Según el análisis presentado por el OVCS, la existencia de más de 10.000 protestas ciudadanas es una muestra de la falta de interés por garantizar mejoras en la calidad de vida de la población, tal como lo establece la Constitución.

Cada día son más los ciudadanos, dice el informe publicado este miércoles, que salen a las calles en demanda de algún servicio. “Ocurre con el agua potable que registra al menos tres protestas diarias, a pesar de que existe una Ley de Aguas que obliga al Estado a garantizar acceso a todas las comunidades».

De acuerdo con el comportamiento, el mes pasado se observó un promedio de 47 protestas diarias. Siguen repuntando las sociales por encima de las políticas. Durante todo el mes, se documentaron 1265 para exigir derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, lo que representa 89 % del total de las acciones.

Lee también
Anunciaron hora cero para iniciar acciones contra venta irregular de gasolina en Maracaibo

Según los parámetros del OVCS, la caracterización de las protestas se enmarca en: exigencia de servicios básicos como gas doméstico, electricidad y agua potable; respeto a las contrataciones colectivas; movilizaciones de profesores y personal mal remunerado, rechazo a insuficiencias en providencias estudiantiles y deserción; quejas por los incrementos de precios de los alimentos y demoras en la venta de las bolsas Clap; denuncias de torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes contra dirigentes políticos opositores.

Los principales manifestantes son los vecinos, trabajadores, gremios y sociedad civil organizada.

Durante el mes de octubre los derechos más demandados fueron los servicios básicos con 571 protestas, laborales (553), alimentación (110), educación (76) y participación política (72).

Cabe destacar que, en materia de servicios, el OVCS documentó nueve protestas para exigir mejoras en el servicio de telefonía fija y conexión a Internet.

El transporte público no deja de aparecer en el registro, así como la presencia de los jubilados y pensionados que participaron en 56 movilizaciones frente a entidades bancarias y exigiendo el respeto a los beneficios contractuales.

Para el observatorio, desde el aumento del salario mínimo se desdibujaron beneficios contractuales, lo cual luce desproporcionado en una administración que dice ser «obrerista». La política del Gobierno pareciera más bien dirigida a debilitar a los trabajadores y sus derechos conseguidos con históricas luchas laborales. Esto puede ser el detonante de una escalada de conflictos y de luchas por parte de los trabajadores.

Los integrantes de esta organización manifestaron preocupación porque la sistemática pérdida de estos derechos puede ser una estrategia de sometimiento del pueblo y su dignidad. Por tanto, reiteraron su llamado a establecer una agenda en el país, donde lo social esté por encima de los intereses políticos de permanencia en el poder. “Los venezolanos, indistintamente de su afiliación política, están pagando con hambre e inadecuados servicios el precio de una crisis que, lejos de encontrar correctivos, se agudiza”, cierra el informe reciente del OVCS.

Lee también
Anunciaron hora cero para iniciar acciones contra venta irregular de gasolina en Maracaibo


Participa en la conversación