En 30 días, la carne y el pollo aumentaron 52 % y 68 %, respectivamente. Lo más accesible para el presupuesto familiar es el kilo de pollo entero, la pechuga con hueso, muslo con hueso, el cordero y el chivo en los mercados populares.

Caracas. La carne, el pollo y, en algunos casos, el cochino, son complementos fundamentales de la dieta local, sin embargo, estos alimentos faltan cada vez más en la mesa de los venezolanos. En un mes, la carne tuvo un incremento de 52 %, lo que ubica el kilo por el orden de los 30.000 bolívares; mientras que el pollo, que subió 68 %, ahora ronda mínimo los 20.000 bolívares.

De acuerdo con Maritza Landaeta, nutricionista y directora de la Fundación Bengoa, el consumo de proteína es muy importante para el desarrollo físico e intelectual de niños y adultos, ya que contiene ácidos grasos y aminoácidos esenciales que deben combinarse con carbohidratos, frutas, hortalizas y vegetales necesarios en una dieta balanceada.

La mayoría de la población lleva una dieta basada en carbohidratos y ya es una tendencia que se viene observando hace mucho tiempo. Los tubérculos desplazaron a la carne, el pollo, los huevos y el queso, señaló la especialista.

Debido a la situación inflacionaria que vive el país, alimentos y otros productos esenciales de la cesta básica se escapan del poder adquisitivo de los ciudadanos. Mi consumo de carne ha disminuido bastante. Solo consumo carne una sola vez a la semana o compro en pocas cantidades. La he sustituido cocinando granos porque es un complemento. La carne cuesta casi a 40.000 bolívares, expresó Carmen Sánchez, vendedora ambulante.

Lee también
Las nueve arepas son una utopía en el estadio

Los precios de la carne molida, bisteck, muchacho redondo, pechuga sin hueso, milanesa y pernil se ubican entre 30.000 y 40.000 bolívares el kilogramo, si se buscan en mercados populares. En estos establecimientos, el kilo de chuleta ahumada se consigue en Bs. 44.000. Mientras tanto, en las cadenas de supermercados los alimentos antes mencionados pueden costar entre 23.400 y 37.000 bolívares por kilo.

Aunque existe una diferencia en el monto a pagar según el establecimiento que se elija, Homero Escalante, pensionado, comentó que antes caminaba para comprar más barato, pero últimamente, y con mi edad, ya no me aguanto esa incomodidad. Además, la diferencia de precios es muy poca.

El precio por kilo de pollo entero, pechuga con hueso, muslo con hueso, cordero y chivo en los mercados populares es el que golpea con menos fuerza el presupuesto familiar, al ubicarse por debajo de Bs. 30.000.

En mi casa comemos pollo porque la carne está muy cara. A veces compramos dos kilos de carne y nos dura una semana, pero el dinero no alcanza para adquirir más. También llevamos pescado para ingeniarnos una solución ante lo costosa que está la carne, señaló Julio Gómez, quien trabaja como mesonero en Caracas.

Landaeta, representante de Fundación Bengoa, señala que en Venezuela se vive una emergencia alimentaria que se evidencia en los niveles de desnutrición y pérdida de peso a nivel nacional. Explica que los niños están sufriendo las consecuencias irreversibles de la desnutrición crónica en los primeros años de vida y los adultos cada vez se ven más demacrados.

Lee también
Estiman que la crisis política profundizará las distorsiones de la economía

Agrega la nutricionista que, por ejemplo, una fuente sustitutiva de este tipo de proteína animal son leguminosas acompañadas con cereales y cítricos que contienen un valor biológico similar al de la carne o el pollo.

Foto refencial



Participa en la conversación