Bajo presencia policial, los antisociales les piden los celulares a sus víctimas, que esperan tomar una camionetica en las paradas de Catia. Denunciaron que la falta de iluminación empeora la situación de inseguridad.

Caracas. En moto, a pie, con cuchillo o pistolas. Los delincuentes en la avenida Sucre, a la altura de Gato Negro, tienen diferentes modus operandi para despojar de sus pertenencias a cualquier víctima, sin importar la multitud que hace cola para ir a La Guaira, en el estado Vargas, o los comerciantes.

Vanessa Bula, encargada de un quiosco de chucherías, ya se hace llamar testigo de cada robo. La mayoría de los casos suceden cerca de su puesto. A pesar de que indicó que cuentan con la presencia de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), esta no es constante y es ahí donde el hampa se aprovecha.

“En las colas de las paradas para ir a La Guaira es muy común que roben. Algunos son motorizados, otros lo que hacen es abrazar. Hace menos de un mes, un chamo se acercó a una chica en la cola, y cuando la abrazó le sacó un cuchillo para pedirle el celular y luego se fue como si nada”, señaló.

Bula agregó que casi nadie denuncia los atracos que se hacen en plena luz del día y prefieren hacerse de la vista gorda. “Al final las misma personas lo que te dicen es que nadie te mandó a sacar el celular si sabes cómo están las cosas”, agregó.

Cerca de la estación del Metro de Gato Negro se encuentra una taquilla del BusCaribia, que tampoco se ha salvado de los hampones, relató José Padrón, trabajador del sistema: “Ahorita ha bajado un poco porque está la policía, pero atracaban chamos en grupo, con pistolas en mano. En ese momento los funcionarios llegaban a las tres horas después de que pasara todo”

Y hace un mes, asaltaron uno de los quioscos de la avenida. Hasta el termo de café se llevaron.

“Las horas más comunes para que ocurran los asaltos son a las 5:00 a. m., entre 12:00 m. y 1:00 p. m., y a las 6:00 p. m., que es cuando hay más gente en las calles. También los fines de semana, pero porque todo esto está solo”, sostuvo Padrón.

Otro de los sitios donde los choros hacen fiesta es en la salida del Metro, soltó un trabajador de la línea Caracas-La Guaira, que mantuvo su nombre en anonimato por medidas de seguridad. 

“En las colas aprovechan, pero en la salida del Metro siempre se escuchan los comentarios de que acaban de robar a alguien o ves a los chamos corriendo. A partir de las 4:00 p. m. o 5:00 p. m. ya hay que tener cuidado porque los que atracan están armados y ¿quién se va a meter?”.

Lee también
En las minas de El Callao corre la sangre a cuenta del Ejército

La oscurana la deja fácil

De acuerdo con testimonios de los trabajadores de la avenida Sucre, a partir de las 7:00 p. m. reina la oscuridad, ya que la falta de iluminación en las aceras causa temor entre aquellos que esperan por sus camionetas.

Aunque están los postes, la mayoría no funciona y esto ayuda a que los vándalos puedan robar libremente.

Por ello, muchos prefieren cerrar a partir de las 6:00 p. m., ya que “caminar después de las 7:00 p. m. es un atraco seguro”, otros optan por llevar solo lo necesario, sin objetos que llamen la atención.

Foto: Mariana Mendoza



Participa en la conversación