En este municipio del sureste de la ciudad más del 80 % del alumbrado público —avenidas, autopistas, calles, polideportivos y parques— está apagado, situación que ha sido reportada sin recibir respuesta.

Caracas. Aunque la oscurana reinante en Baruta es el primer indicador de que se requiere con urgencia el “Plan Cocuyo”, programa que el 31 de agosto anunció el ministro para la Energía Eléctrica y presidente de Corpoelec, Luis Motta Domínguez; este aún no se asoma por la jurisdicción mirandina.

Omar Villalba, presidente de la Comisión de Ambiente y vicepresidente de la Comisión de Servicios Públicos del Concejo Municipal de Baruta, informó que los vecinos esperan que Baruta sea incluido en ese programa de restauración y recuperación del alumbrado público en todo el país, que inició el Gobierno con una inversión de 100 millones de bolívares.

A la comisión que preside el concejal Villalba y a sus redes sociales llegan denuncias de habitantes de las tres parroquias que conforman Baruta, relacionadas con apagones, bajones de luz, cortes intermitentes y falta de alumbrado público. “Hemos venido haciendo seguimiento y haciendo denuncias públicas y directamente a Corpoelec, tenemos los números de reportes sin respuestas”.

Lee también
Fallas eléctricas dañan artefactos en los hogares y nadie responde (I)

Villaba dijo que el Plan Cocuyo del Gobierno para restablecer el alumbrado público aparece justo en época de campaña electoral, por los venideros comicios del 15 de octubre. Nos mortifica que el municipio está oscuro, porque eso da la sensación de inseguridad, entras a la autopista Prados del Este, arteria principal del país, y está oscura. El tunel de La Trinidad es una cueva. La municipalidad está al día con sus recibos de luz y estamos exigiendo que nos presten un servicio de calidad.

Los vecinos reclaman mejoras en los servicios de electricidad, transporte y agua.

Aparatos quemados

A principios de septiembre se produjeron cortes intermitentes de luz durante 48 horas, que causaron daños a artefactos eléctricos en El Cafetal. Esto sucedió después del robo del cableado de la estación Los Bambues, que perjudicó a 40.000 familias de esa parroquia.

Los vecinos protestaron en la sede de Corpoelec porque no han sido notificados con antelación de los cortes de luz que se propone hacer la empresa, lo cual podría ayudarles a tomar previsiones para evitar que se quemen los aparatos. “Fuimos hasta la estación con los vecinos a solicitar respuesta y no hay comunicación directa con ese ente. Nos mantienen en incertidumbre”.

El concejal Villaba informó que una semana después de los apagones en El Cafetal, se repitió la misma situación en la parroquia Las Minas de Baruta, así como en Santa Inés, Los Samanes, Guaicay, en menos de una contabilizaron 15 apagones, se quemaron televisores y neveras sin que nadie dé razón por los enseres perdidos. Al contrario, por teléfono y Twitter, Corpoelec ofrece respuesta automática, programada para quienes intentan comunicarse.

Fotos: Cortesia



Participa en la conversación