El militar (r) Justo Noguera es el candidato con el que el Gobierno aspira a mantener “rojita” la Gobernación. Andrés Velásquez, exsindicalista y exsidoritas, por su parte, aspira por tercera vez a convertirse en gobernador del estado Bolívar.

Ciudad Guayana. La oposición en Bolívar enfrenta, una vez más, el ventajismo oficial con un candidato que ha enfocado su campaña en las dádivas a costa de los recursos públicos. Este domingo, Justo Noguera por el Gobierno, y Andrés Velásquez por la oposición se verán las caras en una elección que para nada luce tradicional.

Justo Noguera: el que da y quita

Que se recuerde en Bolívar, la primera aparición pública relevante de Justo Noguera Pietri fue el 18 de febrero de 2014. Su imagen circuló ese día por todo el mundo, no por protagonismo propio sino por el de su compañero de fotografía: Leopoldo López.

El entonces comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana fue quien condujo al representante nacional de Voluntad Popular a una tanqueta en la que fue detenido en medio de las protestas convocadas por él y María Corina Machado.

Pero Noguera, con el cargo de mayor general, no era ni tan ajeno en Guayana, al menos dentro de las empresas básicas: meses antes, en julio de 2013, llegó a la zona, enviado por el mismo Nicolás Maduro, para sanear de la corrupción a las empresas básicas.

Luego de aquietadas las aguas de las protestas de 2014, Noguera (Portuguesa, 15 de marzo de 1961) regresó en julio a Ciudad Guayana con el cargo de presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y, luego, como viceministro de Industrias básicas.

Con paso constante, Noguera fue abriendo el abanico de cargos: en octubre de 2015 asumió el cargo de coordinador general de la Alcaldía de Caroní, a raíz de la destitución por corrupción de José Ramón López (PSUV).

En abril de 2016, asumió la presidencia de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor). Allí ha protagonizado varios episodios memorables: por ejemplo, en agosto de 2016 justificó el despido de trabajadores por haber firmado a favor del referendo revocatorio presidencial.

Noguera prometió aumentar la producción de Sidor al cierre de 2017, pero hasta mitad de año la empresa había producido lo mismo que produjo durante un mes de 2015.

Con todo eso, en agosto fue anunciado como el candidato del PSUV a gobernador de Bolívar. Para ello se ha valido de los recursos y fondos estatales sin problemas: ha repartido útiles en escuelas, ha llevado gasolina a las estaciones de servicio, autobuses a las protestas por transporte, colchones y ventiladores a los afectados por las lluvias y comida a los barrios más empobrecidos. Todo a su nombre. Todo, atribuido a su bolsillo.

Lee también
Conozca la cara de los candidatos a las gobernaciones

Andrés Velásquez: ¿a la tercera va la vencida?

Los numerólogos estarán fascinados con el caso de Andrés Velásquez: esta es la tercera vez consecutiva que inscribe su candidatura para convertirse en gobernador del estado Bolívar luego de tres períodos de Francisco Rangel Gómez en la magistratura regional.

Pero el exsidorista y exsindicalista es más pragmático que místico y, luego de unas primarias en las que impuso su nombre ante el otro candidato, el diputado a la Asamblea Nacional, Francisco Sucre (Voluntad Popular), ha recorrido el estado para llevar un mensaje: construir de nuevo “la Guayana grande”.

El tránsito político de Velásquez comenzó en la Siderúrgica del Orinoco. Allí, en 1979, fue electo presidente del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Similares (Sutiss). Ya en ese momento estaba asociado con La Causa Radical, que lo postuló, en 1983 —más como simbolismo— a candidato para presidente de la República.

En 1989, después de un esfuerzo descentralizador del Estado, los venezolanos escogieron por primera vez gobernadores y alcaldes. Velásquez fue electo. Tres años después fue reelecto con holgura.

En 1993 participó como candidato en las elecciones presidenciales que ganó Rafael Caldera. Velásquez terminó su gestión en 1995. La oposición a su gobierno le endilgó, principalmente, la responsabilidad en la llamada “Masacre de Cacahual”, perpetrada por funcionarios de la policía estadal.

En 2008 y 2012 fue candidato a gobernador de Bolívar. Las dos veces, Francisco Rangel Gómez se impuso: en la primera, Velásquez aceptó la derrota aduciendo el factor divisionista que supuso la postulación del exchavista Antonio Rojas Suárez, apoyado por Primero Justicia; en la segunda, impugnó los resultados denunciando ventajismo del candidato pesuvista. El Consejo Nacional Electoral desestimó su reclamo. El 15 de octubre sabrá si esta vez, a la tercera, va la vencida y conquista su tercer mandato regional.

Fotos: Cortesía



Participa en la conversación