Entre Andrés Velásquez, de La Causa Radical, y Francisco Sucre, de Voluntad Popular, se decidirá el candidato que enfrentará al pesuvista Justo Noguera en las regionales. No ha sido, precisamente, el clima unitario lo que ha prevalecido.

Ciudad Guayana. Algo torció la jugada. Desde comienzos de 2016, cuando Andrés Velásquez, primer gobernador electo del estado Bolívar (en 1989), anunció que competiría en las regionales, previstas en ese momento para diciembre, voceros regionales de Primero Justicia se plegaron a su fórmula.

Un año y medio después, la tortilla se volteó. A mediados de agosto, cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció el cierre inminente del ciclo de postulaciones, lo que se comentaba entre los corredores de la política regional fue una realidad: Primero Justicia no apoyaría al líder de La Causa Radical, sino al diputado a la Asamblea Nacional (AN), Francisco Sucre, de Voluntad Popular.

La decisión de los bolivarenses queda, entonces, con Velásquez postulado por Copei —su partido, La Causa Radical, no se validó— y con Sucre, postulado por Primero Justicia, Acción Democrática y su tolda, Voluntad Popular. Uno de ellos enfrentará a Justo Noguera, mayor general de la Guardia Nacional, presidente de Sidor y, ahora, candidato a gobernador por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Más refriega que campaña

La breve campaña antes de las primarias ha estado signada por dimes y diretes entre los partidos de los dos candidatos. El más notorio ha sido el de la desbandada de las bases de Primero Justicia a la candidatura de Velásquez. El impulso de la decisión ha sido, sobre todo, lo que consideran una falta de Sucre al abandonar su curul en la AN para aspirar a la Gobernación.

Lee también
Ministerios, gobernaciones y alcaldías dan “ayudaíta” a candidatos del PSUV

“No desmeritamos el trabajo que ha realizado Francisco Sucre, pero él fue electo diputado y debe representarnos en la Asamblea Nacional. Andrés Velásquez hace dos años decidió no ir a la Asamblea para preparar este camino y en tres semanas no podemos borrar el trabajo que hemos venido realizando”, explicó uno de los dirigentes de Primero Justicia en Caroní, Leonel Hernández.

Por otro lado, los partidos que respaldan a Sucre han apelado a una frase, “Otro Sucre para Bolívar”, para recordar el parentesco del candidato con quien fue conocido como “Zar de Guayana”: Leopoldo Sucre Figarella, exministro de Obras Públicas y expresidente de la Corporación Venezolana de Guayana. A Velásquez lo vapulean también por sus múltiples participaciones en elecciones para gobernadores.

Otra de las puntos turbios de las primarias fue una denuncia que formuló César Ramírez, diputado del Consejo Legislativo del Estado Bolívar (CLEB) y aspirante a gobernador. Según Ramírez, las primarias fueron excluyentes porque cada candidato debía pagar entre 5000 y 8000 dólares. Por tanto, optó por no inscribirse y participar directamente en las elecciones.

La Mesa de Unidad Democrática en Bolívar no aclaró si lo denunciado por Ramírez era cierto. La realidad es que tanto Sucre como Velásquez se comprometieron a respetar el resultado y a apoyar al contrario si resulta ganador. El domingo habrá más luces al respecto.

Fotos: Cortesía.



Participa en la conversación