El diputado, José Guerra, señaló que para cubrir el impacto de la bonificación Pdvsa debería vender más dólares en el Dicom, cuya tasa está en 399 bolívares.

Caracas. A diferencia de otras leyes, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) consideró que la Ley del bono de alimentación y medicamentos para los pensionados y jubilados es constitucional y condicionó su aplicación a la viabilidad económica. Este jueves la Asamblea Nacional informó que el costo de ese beneficio es de 262,8 millardos de bolívares.

El diputado, José Guerra, presentó el impacto económico de la ley y las propuestas para financiarla. En su intervención, detalló que el valor del bono es de 12.000 bolívares y si la cancelación empieza en junio el gasto para lo que queda del año es de 262,8 millardos de bolívares. Apuntó que para 2017 dicha bonificación debería estar en la Ley de Presupuesto.

Aunque en noviembre de 2014 el Presidente Nicolás Maduro dijo que estudiaba una propuesta para crear un ticket para la alimentación y medicamentos para los abuelos, tras la aprobación de la Ley por parte de la AN, criticó la norma y expresó que “se inventaron una ley para crear un bono alimentario para los abuelos, ellos vienen con la demagogia proponer una ley para dar un bono alimentario sin estudio económico y sabiendo ellos que con el precio del petróleo de hoy no es posible entregar ese beneficio”.

El pasado 30 de abril el TSJ avaló la Ley autorizada por el Parlamento y señaló que “cumple los parámetros de constitucionalidad y que su entrada en vigencia está supeditada al cumplimiento, por parte de la Asamblea Nacional, del extremo necesario relativo a la viabilidad económica que permita garantizar el cumplimiento de la finalidad social que involucra tal ley”.

Lee también
En cuatro meses Pdvsa vendió al BCV 1,8 millardos de dólares

José Guerra señaló que para financiar el bono de alimentación no se requieren elevar los impuestos ni crear nuevos, tampoco se necesita recortar gastos. “En una economía en recesión no es aconsejable aumentar los impuestos por cuanto ello exacerbaría la crisis”. Y añadió que “dejando de robar por 6 meses nada más, podríamos financiar cualquier proyecto social”.

Para cubrir el gasto la Asamblea Nacional aprobó un informe en el que plantea dos esquemas:

La primera vía es que Pdvsa venda en el sistema complementario de dólares (Dicom) 4,2% de las exportaciones petroleras que generan caja que son 1,7 millones de barriles diarios, lo que garantizaría 215,2 millardos de bolívares (82% del costo del bono). El resto de la plata surge del recorte del suministro de barriles a los países de Petrocaribe. Según las estimaciones de Guerra, si se bajan los envíos en 30.000 barriles y se venden en el mercado internacional se tendrían de manera adicional 48,5 millardos de bolívares.

La segunda opción es que Pdvsa aumente ligeramente las ventas de billete verdes en el Dicom (cuya tasa está en 399 bolívares) con lo cual tendrían los 262,8 millardos de bolívares que cuesta el bono de alimentación.

Ahora queda a criterio del Ejecutivo decidir si cancela o no el beneficio para los abuelos.

Foto: Jota Díaz



Participa en la conversación