Al menos seis ejemplares han fallecido en el óvalo de la Costa Oriental del Lago por la mala alimentación y la escasez de comida para equinos.

Cristóbal Naranjo/ @cristobnaranjo

Caracas. Al reguero de muertos y heridos que ha dejado la pugna entre dos bandas delictivas por el control del hipódromo de Santa Rita en el Zulia se le suma ahora el fallecimiento del principal protagonista del llamado Deporte de los Reyes: el caballo.

Al menos seis ejemplares alojados en el óvalo de la Costa Oriental del Lago han muerto por falta de alimentación y se espera que próximamente el número de decesos aumente, pues en la actualidad siete equinos se encuentran gravemente enfermos, según la versión que un propietario de tres purasangres le dio a Crónica Uno a condición de mantener su anonimato.

“Se han muerto por lo menos seis caballos en el hipódromo de Santa Rita por la escasez de alimentos. Los ejemplares están comiendo solo una vez al día. Yo tengo tres caballos allá y uno muy probablemente se muera en los próximos días”, admitió el inversionista hípico.

Un conocido timekeeper y pronosticador que hace vida en el coso zuliano respaldó el testimonio del propietario en cuanto a la falta de comida. “No se consigue el alimento equino en ningún lado. Algunos entrenadores le están dando alimento para cochinos a sus pensionados. Quizás al conocerse las muertes, la situación mejore”, señaló el cronometrista.

Además de la escasez de alimentos, el miedo del personal que labora en el recinto – cerrado desde febrero y virtualmente clausurado de forma definitiva- atenta contra una mejor atención a los animales en las cuadras. “Yo voy al hipódromo cada dos días por el tema de la inseguridad, al igual que los caballerizos y los veterinarios”, indicó el turfman, a quien le fue concedido el permiso para llevarse sus caballos dentro de 15 días.

Lee también
Diego Arellano: el biólogo, scout y karateca que mató la represión

La versión oficial

La coordinadora del hipódromo de Santa Rita Rosa Salcedo confirmó al diario zuliano Versión Final el fallecimiento de los animales. “Las muertes han sido por diferentes causas, como cólicos y otras enfermedades. Los ejemplares están consumiendo alimento de engorde o para cochinos por la escasez”, afirmó Salcedo y recordó que en Venezuela no se produce alimento para caballos desde noviembre de 2015.

La defunción de los atletas equinos completa un panorama desolador para el escenario ritense, que permanece cerrado  y casi con toda seguridad deje de funcionar definitivamente por la violencia que generaron dos grupos de delincuentes por el control del hipódromo. Por esa violencia fueron asesinados el año pasado el entrenador Erick Chourio-hermano de un expran de la cárcel de Sabaneta- el caballerizo Deivis Bozo y herido de bala el también preparador Mervin Balzán, por reseñar solo los casos más sonados.



Participa en la conversación