El economista Alejandro Grisanti señala que por la cesación de pagos de la deuda pública y el recorte de importaciones, el Gobierno puede tener un superávit de 7 millardos de dólares.

Caracas. La menor inversión, las deudas con los proveedores, la falta de personal calificado y los problemas de infraestructura impactan en la producción petrolera, que sigue en declive y está en 1,5 millones de barriles diarios. Deterioro que ocurre cuando el precio del barril promedia los 60 dólares.

Ante esos niveles de producción y comportamiento de la cesta local, el director de Ecoanalítica, Alejandro Grisanti, calculó que el país deja de percibir 30 millardos de dólares adicionales.

El presidente de Pdvsa y ministro de Petróleo, Manuel Quevedo, luego de asumir sus cargos en noviembre del pasado año, señaló que la producción subiría en 1 millón de barriles diarios, pero los informes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) —que muestran los datos de la estatal— reflejan un retroceso de la extracción.

El también economista destacó que entre 2014 y 2018 se han perdido 1,4 millones de barriles diarios. “Se produce lo mismo que en 1950”. Y mencionó que además la caída se registra en la producción de crudos livianos, que son los más rentables.

Según las cifras de Ecoanalítica, los ingresos por las ventas de crudo ascenderían a 24,7 millardos de dólares, 12 % menos que lo previsto para 2017 que fue 28 millardos de dólares.

Aunque el Ejecutivo achaca los males al Imperio, gran parte de los fondos que recibe la República, se generan por las ventas de crudo a Estados Unidos. Grisanti expresó que “somos más dependientes de EEUU (…) Seis meses después de las sanciones financieras que impuso el gobierno de Donald Trump no se ha logrado eliminar esa dependencia. 65 % de los barriles que generan caja van a EEUU”.

Aún queda algo

Lee también
En año y medio han cerrado 125 farmacias a escala nacional

Pese a que los ingresos petroleros no serán tan elevados, la firma estima que este año el Gobierno podría tener una mejora en su flujo de divisas a costa de la reducción de importaciones y la cesación de pagos de la deuda pública.

Alejandro Grisanti comentó en el foro “El Embargo viene ¿cómo sobrevivir?”, que tras varios años con déficit de divisas, en este período el Gobierno puede terminar con un superávit de 7 millardos de dólares.

Ese monto surge del retraso en el pago de deuda pública, pues la República y Pdvsa desde octubre  han postergado los desembolsos de los intereses de los títulos.

A esa cesación se añade el descenso de las importaciones. Ecoanalítica proyecta que las adquisiciones de bienes en el exterior estarán en 9,2 millardos de dólares, un descenso de 22 % respecto a 2017 cuando se estimaron en 11,9 millardos de dólares, lo que acentuará las fallas de abastecimiento.

Pero el Gobierno aún tiene dinero. Grisanti estimó que existen 2,5 millardos de dólares represados en cuentas que “se pueden traer a caja”. Si esa cifra sube a 4 millardos de dólares, el superávit es de 3,2 millardos de dólares.

La cuenta da más, debido a que hay 10 millardos de dólares, entre oro y otros activos, apuntó.

¿Riesgo de embargo?

La decisión del Gobierno y Pdvsa de retrasar las cancelaciones de deuda tienen consecuencias, siendo la principal: el embargo de activos.

El director de la firma expresó que “la probabilidad de embargo ha aumentado”. Añadió que “hoy día hay tenedores de bonos que se están organizando para buscar las maneras de demandar a la República”, y no descartó que en las próximas semanas hayan fondos que soliciten el dinero que se les debe.

Entre octubre y noviembre del pasado año, la administración de Nicolás Maduro canceló el capital de la deuda pública y retrasó el pago de los intereses por lo que debe más de 2 millardos de dólares. No obstante, en este período ha hecho pagos selectivos, y por ejemplo, atendió los cupones de los papeles que fueron ofertados a Goldman Sachs el pasado año, reseñó el WSJ, mientras que no ha dado repuesta a los que tienen bonos de las Electricidad de Caracas, y que se les debe saldar 600 millones de dólares.

Lee también
Las fallas de transporte, luz y agua limitan más la actividad industrial

Foto: Archivo



Participa en la conversación