Calculan que en el segundo semestre dejaron de operar unas 700 empresas

La encuesta coyuntura de Conindustria reveló que 91 % de las industrias bajó la producción entre abril y junio de este año. El presidente de la organización, Juan Pablo Olalquiaga, dijo que “Venezuela se convirtió en un país de maquilas”.

Caracas. La disminución de la producción como consecuencia de la política económica oficial tiene a las industrias más cercadas, y en el segundo trimestre del año aumentó el cierre de empresas.

La encuesta coyuntura de Conindustria correspondiente al período de abril a junio de 2018 mostró que al menos unas 700 empresas dejaron de operar. El organismo al momento de efectuar la consulta, que revela los escollos que tienen los privados para trabajar, se encontró que 22 % de las compañías afiliadas no respondieron por qué cerraron.

El presidente de la organización, Juan Pablo Olalquiaga, señaló que “estamos en el colapso. Pasamos de 12.700 industrias a menos de 3000 empresas”. Ese deterioro es en 15 años.

La actividad industrial se ha visto golpeada por las regulaciones, la restricción en la entrega de divisas —que ha impactado en la adquisición de materia prima— las fallas en los servicios, la ausencia de personal y la incertidumbre.

Según la consulta, 91 % de los empresarios entrevistados reveló que bajó la producción y un 45 % de las empresas aseguró que su capacidad utilizada está entre 0 y 20 %.

La encuesta mostró que además las plantas tienen menos inventarios. Un 88 % de los consultados dijo que su cartera de pedidos disminuyó y 72 % indicó que solo tienen tres meses de trabajo asegurado.

La hiperinflación, causada por la baja oferta y la impresión desordenada de bolívares por parte del Gobierno, tiene en jaque a los privados y los costos de  producción de las empresas se incrementaron en 4900 %.

Con hiperinflación, descapitalización, pérdida de mercado y personal es muy difícil sostener una empresa. Venezuela no es un país industrializado, quedan algunas empresas. Venezuela se convirtió en un país de maquilas, se adquieren insumos se les hace una transformación ligera o ensamblaje, añadió el presidente de Conindustria.

Para esta segunda mitad del año el panorama es color de hormiga. Olalquiaga dijo que el número de empresas en riesgo de cierre crece y más con las medidas aplicadas en agosto por parte del Ejecutivo, que obligan a los privados a adelantar pagos de impuestos cuando el flujo de ingresos es menguado, y adicionalmente, tienen que cubrir un aumento de 6000 % del salario mínimo.

Lee también
Tamara Herrera: “El Gobierno no tiene un plan, solo una lista de cosas por hacer”

Participa en la conversación