Calculan que solo funciona un tercio de la capacidad instalada de termoeléctricas e hidroeléctricas

Las interrupciones responden a la falta de mantenimiento de las unidades y líneas de transmisión y la disminución de las inversiones.

Caracas. En 2010 las autoridades aseguraron que la crisis eléctrica se había superado, pero las fallas han seguido y cada vez son más las interrupciones del servicio a escala nacional, lo que responde a la falta de inversión y de mantenimiento así como a la corrupción.

Winston Cabas, presidente de la Comisión de Energía Eléctrica del Colegio de Ingenieros, señaló que la capacidad instalada entre termoeléctricas y centrales hidroeléctricas asciende a 34.000 megavatios (MW), pero solamente están funcionando 10.500 megavatios (un tercio).

La crisis más grave es con el parque termoeléctrico, pues solo están disponibles 3500 megavatios, indicó durante un foro sobre energía organizado por la Comisión de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional.

Comentó que los problemas no solo se deben a la menor generación de energía, sino también a las dificultades en distribución y transmisión. Destacó que “hay transformadores cuya vida útil terminó y no se han podido reponer, y en las líneas de transmisión ha faltado mantenimiento”.

En la actividad productiva impacta, además de las restricciones en las entregas de dólares y las regulaciones, las fallas eléctricas.

Aquellas industrias que no tienen sus propias plantas tienen que parar cuando no hay servicio y las empresas que se pueden autoabastecer enfrentan obstáculos para conseguir combustibles.

Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmaceútica, expresó que frente a la suspensión del servicio, las empresas tienen que tomar medidas y “lo que eran acciones de contingencia ahora son permanentes. Hay que buscar gasoil para que funcionen las plantas y cuesta conseguirlo. A veces el combustible no es de buena calidad”.

Lee también
La biblioteca que deja la diáspora: una segunda oportunidad para la lectura

Añadió que hay procesos que no se pueden detener y comentó que “si se nos daña una planta de tratamiento de agua es grave”.

Foto referencial


Participa en la conversación