El aumento no solo afecta a las pequeñas y medianas empresas sino que crea zozobra entre la población que está acostumbrada a que los incrementos vienen acompañados del encarecimiento general de la vida.

Caracas. Los caraqueños han reaccionado negativamente al decreto del presidente Nicolás Maduro de aumentar en 50 % el salario mínimo, que pasa de 27.092 a 40.638 bolívares.

“Pienso que es más de lo mismo, que no se ataca realmente el problema, simplemente se pone como pañito de agua tibia a un problema que tiene ya tiempo. Se tiene que atacar la inflación, no aumentar el sueldo porque eso es un espejismo que se supone que deberíamos estar contentos, pero estamos frustrados, porque al subir eso, aumenta el costo de la vida”, opinó Gerard Osorio, vendedor de jugos de naranja en el centro de Caracas.

Yanicia Arsola, dueña de una tienda de bisutería en La Hoyada tampoco está de acuerdo con el ajuste: “Pienso que deberían fijar los precios, sobre todo de la comida y dejar el sueldo como está, cuando aumentan eso, todos los productos suben el doble”.

Tanto los expertos como los ciudadanos de a pie coinciden en algo: los incrementos de sueldo desenfrenados repercuten directamente en los puestos de trabajo puesto que muchas pequeñas y medianas empresas se ven incapacitadas de asumir el compromiso salarial, el primero aplicado este año.

Lee también
Ajuste salarial pone en riesgo los puestos de trabajo

“Nos ponen difícil el juego, de un lado nos exigen mantener nuestra mercancía en un monto muy por debajo de lo rentable y por el otro, nos aumentan los gastos con relación al salario de nuestros trabajadores. No es solo el salario sino que ahora subirán la Unidad Tributaria y con eso los cestatickets. Están buscando quebrarnos y después quitarnos nuestros negocios, eso es lo que siento que el Gobierno está haciendo”. Así opinó el dueño de una zapatería en el centro de Caracas que prefirió mantenerse en anonimato.

Efraín Lopez, profesor de bachillerato, sostiene que “ese aumento lo que hace es producir más inflación. Las empresas tampoco pueden sostener esta decisión, lo que tienen que hacer es dedicarse a buscar soluciones en consenso con el resto del país y dejar de estar haciendo pistoladas que solo engañan al par de tontos que todavía creen en ellos”.

En 12 meses, el incremento acumulado del salario ha sido de 320 %, mientras que la inflación es casi 500 %, según las estimaciones de analistas.

 Foto referencial: Mariana Mendoza

Join the Conversation