Caraqueños inician la Cuaresma pidiendo por la paz y la salud de los venezolanos

En la eucaristía de este Miércoles de Ceniza, monseñor Tulio Ramírez animó a los caraqueños a tener esperanza, como lo hizo el pueblo de Israel, en medio de las dificultades. El ciudadano José Eduardo Rodríguez oró por la salud de los venezolanos tras perder, en 2018, nueve amigos por falta de atención médica.

Caracas. La crisis en materia de salud, la conflictividad política y social, y el escenario de una hipotética intervención militar en Venezuela llevan a los caraqueños, durante este Miércoles de Ceniza, a orar por la paz, la reconciliación, la salud, la fraternidad y la no intervención militar. También piden por situaciones personales que dificultan su día a día.

“El año pasado perdí nueve amigos por falta de atención médica, de medicinas y de buena alimentación. Tengo amigos con cáncer y con diabetes que están luchando por sobrevivir, por eso hoy pido por todos los que padecen una enfermedad”, afirmó Jesús Eduardo Rodríguez, durante la misa de inicio de la Cuaresma en la Catedral de Caracas.

Jesús Eduardo Rodríguez perdió nueve amigos en 2018 por falta de atención médica. Foto: Erick S. Mayora

Durante la eucaristía, Carmen Pérez oró por “la reconciliación de los venezolanos y porque reine la paz en el país; que Dios meta su mano para que no haya una intervención militar, que vivamos unidos, que vivamos como hermanos”.

Carmen Pérez pide a Dios para que no haya una intervención militar en Venezuela. Foto: Erick S. Mayora

La doctora Raquel Chang de Saavedra coincide con Pérez en la necesidad de que los venezolanos se reconozcan como hermanos. “Pido que cese esto tan feo que estamos viviendo en el país, somos hermanos porque somos hijos de Dios, ¿por qué tenemos que vivir así?”, se preguntó.

Jorge Gómez pidió por una verdadera conversión y un verdadero arrepentimiento. “Pido también por nuestros pastores –tanto religiosos, como políticos y sociales– para que entiendan que el cargo que ostentan es para el servicio al pueblo, a las comunidades”.

Lee también
Rodolfo Álvarez era jubilado y murió mientras escapaba de las lacrimógenas el 1º de mayo
Jorge Gómez ora por los pastores religiosos, políticos y sociales. Foto: Erick S. Mayora

“Mi petición es que haya paz en nuestro país y que los enfermos encuentren la forma de recuperar su salud”, dijo Fátima Daboín, mientras que Ana Luz Guilarte pide a Dios “que todos tengamos paz y tranquilidad, pues todos los venezolanos hemos sufrido mucho”.

Yolanda Guadarrama y Mary Forero compartieron sus anhelos más personales. “Le pido al Señor que cambie lo malo que hay en mi corazón, que cambie este corazón de piedra por uno de carne”, afirmó Guadarrama. “Hoy oro por la recuperación de mi tío Jorge, que será operado de un cáncer este jueves, 7 de marzo”, comentó Forero.

Activarse en favor de los más necesitados

Monseñor Tulio Ramírez, obispo auxiliar de Caracas, presidió la eucaristía de 11:00 a. m. este Miércoles de Ceniza. Durante su homilía, insistió en la necesidad de hacer algo concreto en favor de los más necesitados.

Creer en la buena noticia del Evangelio es acercarse al hermano que lo necesita. No podemos ser indiferentes ante quienes no han visto satisfechas sus necesidades más elementales. Debemos activarnos según lo que cada uno pueda dar”, exhortó el obispo.

Monseñor Tulio Ramírez, obispo auxiliar de Caracas, presidió la celebración. Foto: Erick S. Mayora

“Es importante no dejarse seducir por la inercia, debemos activarnos, unirnos unos con otros, movilizarnos para dar testimonio de nuestra fe”, subrayó.

A pesar de las adversidades que tuvo que afrontar el pueblo de Dios, monseñor Ramírez recordó que no perdió la esperanza. “Resistió y venció”.

Citando al papa Francisco, acotó que “cuando se abandona la ley de Dios, la ley del amor, acaba triunfando la ley del más fuerte sobre el más débil”.

Lee también
Militares venezolanos en Colombia podrán renunciar al proceso de asilo a cambio del PEP

En este tiempo que comienza hoy, consideró el obispo, es importante poner en práctica obras de misericordia, es preciso ayudar a través de las jornadas populares de salud, por ejemplo. “Debemos contribuir todos, cristianos y no cristianos”, afirmó.

“Es un tiempo propicio para pedir por Venezuela, para que juntos construyamos la civilización del amor, y para que todos juntos podamos vencer nuestras dificultades y deficiencias”, reflexionó el prelado.

La Catedral de Caracas recibió a los feligreses este Miércoles de Ceniza. Foto: Erick S. Mayora

Participa en la conversación