El joven portero del Deportivo La Guaira debutó a los 18 años en Primera y además aspira a convertirse en un profesional en el área de la salud.

Caracas. Cuando termina el entrenamiento del Deportivo La Guaira en Caracas, el portero juvenil Carlos González, de 18 años, suele cambiarse con rapidez para cumplir con el horario de clases que le asignó la Escuela de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV). El cuidavallas ha sido uno de los jóvenes más constantes de la institución naranja, pues ya lleva nueve años en las distintas categorías de los varguenses, con los que se “graduó” en la quinta fecha del torneo Apertura al defender la valla del equipo de Primera División.

Elegí primero béisbol, pero no me gustó. Me cambié al fútbol en el colegio donde primero era delantero y luego pasé a ser portero. En cuanto a la universidad, siempre me gustó el área de la salud. Me va bien. Es un poquito difícil llevar las dos cosas, pero sí se puede, comenta González, quien prefiere mantener casi en secreto su perfil de atleta profesional al momento de asistir a la universidad.

Mis compañeros no tienen conocimiento de que soy futbolista profesional. No creo que mucha gente sepa que debuté con el primer equipo porque cuando voy a la universidad solo voy a estudiar. Intento no estar hablando de eso, ni alardear. No me gusta nada de eso, recalca el estudiante de primer año nacido en Caracas y de madre trujillana con padre también capitalino. Además, González se precia de mantener una buena relación con su hermana pequeña de 11 años de edad.

Gran estreno

El estreno del joven guardameta en el arco litoralense tuvo que adelantarse tras las lesiones del titular en la posición Alan Liebeskind y del también juvenil Carlos Olses. El resultado habla por sí solo: victoria a domicilio 0-1 ante el Deportivo Lara —la misma oncena que derrotó la semana pasada por el mismo marcador al Independiente argentino en la Copa Libertadores— e inclusión de González en el once ideal de la jornada que escoge la liga criolla.

El cuerpo técnico me felicitó después del partido. Gracias a Dios me fue bien, comenta escuetamente el universitario, que repitió en la convocatoria de Pedro Depablos para la sexta fecha del Apertura.

“Rulos” —como se le conoce en el plantel— asegura haber recibido todo el apoyo de los entrenadores, futbolistas y directivos del Deportivo La Guaira, lo que facilita su adaptación a la máxima categoría del balompié venezolano.

Los muchachos han hecho que mi llegada al primer equipo sea muy amena. Me siento muy cómodo y no he tenido ningún tipo de problema con ellos. Son personas de bien y la dificultad que hubo fue en lo deportivo que me costó un poquito adaptarme al principio, pero ya creo estar a la par de ellos, señaló González, un “muchacho intelectual”, según lo describe el preparador de porteros del equipo, Osnel García.

Siempre está concentrado y mejora cada día. Estoy orgulloso de que haya llegado a la Primera División porque es el portero que se hizo en la institución, apunta el exvinotinto. Su alumno bajo los tres palos admira en Venezuela a Wuilker Fariñez y al costarricense Keylor Navas en el fútbol internacional, aunque cuando el técnico Depablos da por terminada la sesión de entrenamientos, el balón y los referentes quedan de lado. Solo importa llegar a tiempo a clases.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación