En febrero, cuando el salario mínimo integral estaba establecido en 797.510 bolívares, un kilo de carne molida costaba 320.000 bolívares en el Mercado Municipal de Quinta Crespo. Hoy, cinco meses después, el alimento ha variado su precio 1775%, mientras que el salario, ahora en 5,1 millones de bolívares, solo varió 551,5%.

Caracas. Aunque el artículo 91 de la Constitución establece que el salario mínimo vital debe tener como referencia la canasta básica, calculada en 164,15 millones de bolívares por firmas privadas, actualmente no alcanza ni para comprar un kilo de carnes rojas. 

Los cortes de solomo, chocozuela, pulpa, paleta de res, muchacho redondo, chuleta ahumada y milanesa sobrepasan los 9 millones por kilo en el Mercado Municipal de Quinta Crespo. En cinco meses, la variación de precios de estos productos asciende a 2375,5%.

En febrero, cuando el salario mínimo integral estaba establecido en 797.510 bolívares, un kilo de carne molida costaba 320.000 bolívares en Quinta Crespo. Hoy, 150 días después, el producto ha variado su precio 1775% y el salario, ahora en 5,1 millones de bolívares, solo subió 551,5%. 

Ahora, solo la carne molida, el bistec, lagarto con hueso y la costilla de res se ofrecen entre 6 y 7,5 millones de bolívares. Entre 1 y 1,5 millones más que un salario mínimo integral.

Entre tanto, el pollo entero se vende a 4,7 millones de bolívares por kilo en el mercado municipal y la pechuga, el muslo y las alas varían desde 5,1 hasta 5,8 millones de bolívares. Las patas de pollo tomaron la delantera y cuestan 6 millones por kilo.

Cabe señalar que, de acuerdo con la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), los precios se duplican cada 26 días. En julio, el índice de variación de precios fue de 125%. La inflación acumulada de 2018 va por 10.664 % y la anualizada (julio 2017-julio 2018) totalizó 82.766 %. El Banco Central de Venezuela, ente encargado de publicar cifras oficiales, no emite este índice desde 2015.

Pese a que Nicolás Maduro anunció la implementación de una reconversión monetaria, la cual estará anclada a la criptomoneda petro, Econométrica reafirma que tales medidas no atacan el problema fundamental de la hiperinflación. “Tan solo ataca una de sus consecuencias, como lo es el manejo de montos con varios dígitos”, señalan en su informe semanal de agosto.

“En el lapso que existe entre el anuncio y el momento en el que entre en circulación el nuevo cono monetario, buena parte del poder de compra de los billetes se habrá reducido”, agregan. Mientras tanto, los precios aumentan 2,7% diariamente y los venezolanos sufren las consecuencias del hambre. 

Foto referencial



Participa en la conversación