A falta de pollo y carnes para vender, en el Mercado de Quinta Crespo se ofrecen vísceras rojas: corazón, bofe, panza, lengua, riñonada, molleja y testículos de toro. La oferta oscila entre 40.000 bolívares y 68.000 bolívares.

Caracas. Luego de que la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) regulara el precio de la proteína animal entre 38.000 bolívares y 80.000 bolívares por kilo, la carne y el pollo se han vuelto productos escasos. Carnicerías de mercados municipales y supermercados se muestran sin inventario y ofertan vísceras de res y cochino. Entre ellas, corazón, ojos, panza, lengua, bofe, riñonada, orejas de cochino, molleja y testículos de toro.

Teresa González cuenta que desde que hay fallas compra varios kilos de bofe semanal. El bofe, víscera roja, se vende a 40.000 bolívares. Para cocinarlo le echo ají, cilantro, comino y un cubito sabroceador, agregó. González explica que luego de que la carne alcance una textura blanda, lo corta en lonjas de bistec y lo vuelve a condimentar para sofreírlo con cebolla, pimentón y otros condimentos.

En las neveras de los supermercados apenas se ofrece carne y milanesa de cerdo para guisar, producto que cuesta 210.000 bolívares. Las costillas están en 152.000 bolívares.

Y junto al cochino están las vísceras que, si bien valen menos que la carne de cerdo, igual representan un golpe al bolsillo. En el Mercado de Quinta Crespo se ofrece el kilo de testículos de toro en 54.900 bolívares; las patas de cochino cuestan 78.000 bolívares y los ojos de res a 1500 bolívares cada uno.

Por su parte, la panza de res se ofrece a 65.000 bolívares; molleja a 56.000 bolívares; riñonada en 58.900 bolívares; el corazón de cochino cuesta 55.000 bolívares y las orejas, 60.000 bolívares.

Si se busca lo tradicional, los clientes pueden encontrar muslos de pavo en 78.000 bolívares.

Lourdes González, señala que antes solía comprar carne molida, “pero no se ha visto más”. Cuenta que está sustituyendo la proteína con granos. Así, agrega que no puede comprar pollo porque el dinero no le alcanza. “Un pollo pequeño ya cuesta casi 100.000 bolívares”.

Lee también
Por regulaciones y fiscalizaciones desaparecen el pollo y la carne de los mercados

Fotos: Reymar Reyes



Participa en la conversación