Ofelia Álvarez, directora de Fundamujer, dijo que, desde 2011, tanto el Ministerio Público como el Tribunal Supremo de Justicia no aportan datos específicos de los casos de violencia, lo que invisibiliza la situación.

Caracas. María Elena es una mujer de baja estatura cuya sonrisa es su carta de presentación, así logra distraer las miradas de los moretones que tiene su piel tostada. En el barrio El Cementerio, donde tuvo a sus siete muchachos, es un secreto a voces que su pareja la golpeaba.

Entre las conversaciones con amigas esquivaba las preguntas frecuentes sobre los hematomas con un constante “me caí”. Pero tras la puerta de su casa se escondía otra realidad, pues a su marido le gustaba empinar el codo y cuando las cosas se salían de control, descargaba el mal genio con su mujer.

María Elena nunca tuvo el valor de denunciar, y hasta el sol de hoy, continúa con su pareja en Valles del Tuy.

En una investigación realizada a través de la prensa nacional por Fundamujer, el Centro para la Educación y la Paz (Cepaz), el Observatorio Venezolano por los Derechos Humanos de las Mujeres (Ovddhhm) y la Asociación Larense para la Planificación Familiar (Alaplaf) hallaron 391 (38,8 %) casos en los que la mujer guardaba una relación con el hombre que la lastimaba.

Para el estudio se recabaron 800 artículos entre 2015 y 2017 en cuatro regiones del país.

Lee también
57 mujeres fueron asesinadas por robo en la Gran Caracas durante el 2016

Adriana Aguilera, directora del Instituto Metropolitano de la Mujer (Inmemujer), comentó que muchas de las víctimas aceptan su situación por depender económicamente de su pareja.

Así estuvo Laura Valladares con su esposo, por casi 15 años. Aunque nunca le pegó, los insultos la lastimaban más que los golpes, sobre todo si estaban acompañados de una botella de alcohol.

Sin embargo, aguantó porque no contaba con un trabajo para pagar una separación y mantener a la única hija en común de ambos. Apenas consiguió un empleo —cerca de su vivienda en El Cementerio— buscó a una abogada que le permitiera cancelar en cuotas la demanda de divorcio.

Muchas víctimas no denuncian porque son amenazadas con quitarles a sus hijos

Aguilera indicó que la violencia psicológica y la física son las más comunes, “pero a veces sus parejas las amenazan con quitarles a los hijos o la casa. Las más propensas en caer en este tipo de situaciones son las que pertenecen a los estratos sociales más bajos”.

La Ley Orgánica para la Mujer Libre de Violencia estipula 21 formas de violencia contra la mujer, cada una con diferentes sanciones, pero Griselda Barroso, defensora delegada Metropolitana del Inmemujer, sostuvo que solo atrapan al agresor si comete un asesinato.

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz,  declaró en una entrevista para Venevisión  que durante el primer semestre del 2016, la Fiscalía acusó a 3932 hombres por delitos relacionados con la violencia de género.

De acuerdo con un conteo periodístico realizado por el equipo de Crónica.Uno a través de medios impresos nacionales, regionales, y digitales como: El Nacional, El Universal, Últimas Noticias, La Voz, 2001, Tal Cual, Sumarium, Caraota Digital, Efecto Cocuyo y El Pitazo, 177 féminas fueron asesinadas en la Gran Caracas en el 2016.

En al menos 17 casos perdieron la vida a mano de sus parejas, y en algunos ya había un patrón de violencia previo a los homicidios.

Opacidad en las cifras

Según la directora de Fundamujer, Ofelia Álvarez, desde el 2011 tanto el Ministerio Público (MP) y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) no aportan datos específicos de los casos de violencia, lo que hace que la problemática se invisibilice.

“En ocasiones hay casos en los que primero se necesita asistencia psicológica y luego tal vez denunciar, pero sin cifras oficiales, no sabemos lo que pueda necesitar la víctima”.

La impunidad también juega un papel determinante en los casos, dado que el acceso a la justicia no funciona o a la víctima se le hace complicado realizar las denuncias por los procesos burocráticos.

Lee también
Mujer fue degollada por su expareja en Petare

“La aplicación de la justicia se hace de manera deficiente, ya que los encargados de recibir la denuncia no están preparados para tomar los casos”, explicó la socióloga Álvarez.

En la misma investigación realizada por Fundamujer y las demás asociaciones encontraron que en los últimos años han venido en aumento otros tipo de violencia contra la mujer, tales como la delincuencial, alimentaria y de salud.

“La delincuencial son casos como los robos o asesinatos por balas perdidas; la alimentaria y de salud, son las dificultades de adquirir alimentos o medicinas y la violencia que ocurre en las colas para la adquisición de los productos. Estos son casos emergentes pues están matizados por el contexto social que hay en el país”, subrayó.

Ante este panorama, instituciones como Fundamujer e Inmemujer realizan talleres y charlas. A su vez, brindan asistencia para que las mujeres conozcan las leyes que las protegen y así se sientan motivadas a denunciar las agresiones sin verse coartadas por las amenazas que les hacen sus parejas.

Fotos referenciales: Marcos David Valverde



Participa en la conversación