Casos de desnutrición infantil aumentaron en más de 20 %

En zonas rurales y urbanas se dan casos dramáticos de familias que no consumen proteínas ni vitaminas. La gente ya no tiene acceso a los alimentos, que además no están disponibles y son costosos. Los niños van a la escuela sin desayuno y, en ocasiones, sin haber cenado la noche anterior.

Caracas. Daniela Aguilar, nutricionista de la Fundación Bengoa, dijo que la población venezolana está en situación precaria y no tiene acceso a la comida. Eso se traduce en que no está recibiendo los nutrientes necesarios: “Más bien vemos con preocupación que los casos de desnutrición en el grupo infantil crecen en más de 20 %”.

A su juicio, son niños que no se desarrollarán de manera normal ni tendrán las mismas capacidades motoras e intelectuales que un infante que goce de buena alimentación.

“Lo que sus papás consiguen es muy caro y, por tanto, no se alimentan correctamente. Vemos ese fenómeno en las escuelas y comunidades que monitoreamos, en donde el lema de la soberanía alimentaria es mentira, pues la gente no tiene acceso a los productos por los pocos ingresos y por el alto costo de los mismos; tampoco hay disponibilidad de rubros debido a que no hay producción”.

Lee también
El consumo de alimentos por persona al mes es de apenas 13 kilos

Eso se traduce en que, confirmó, la población no recibe los nutrientes necesarios y se expone además a enfermedades asociadas a este déficit de proteínas y vitaminas y al exceso de carbohidratos: diabetes y anemias.

Explicó que nuestra infancia está muy vulnerada: no consume hierro y está —dadas las carencias previamente mencionadas— muy expuesta a cuadros de infecciones.

El Dato

De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda), a noviembre de 2016, la canasta básica se encontraba en Bs. 381.032,08, lo que representa una variación de 14,3 % (Bs. 47.737,07) respecto al mes anterior. En este sentido, un hogar con dos salarios mínimos más dos entradas de cestaticket (Bs. 181.624) solo puede comprar un mercado para 14 días al mes.

“Y esto es muy dramático y marca un retroceso importante, casi a pasos agigantados, en materia de salud poblacional, pues son niños que de adultos tendrán además bajo peso y corta estatura. No van a ser personas sanas”.

Ese 20 % de cuadros de desnutrición, informó, no solo se está viendo en zonas rurales, sino también en centros urbanos de Caracas, Miranda, Mérida y Maracaibo. Son niños que van sin desayunar a clases y que quizá la noche anterior no cenaron.

Comiendo mal

Otro factor preponderante en esta crisis es la baja calidad de la comida de los venezolanos y la poca cantidad de alimentos.

Marianella Herrera, médico nutrólogo y también integrante de la Fundación Bengoa, detalló que un patrón de alimentación normal está conformado por 40 o 50 alimentos al día, contando las tres comidas y meriendas.

Pero resulta que la poca disponibilidad y accesibilidad a los productos implica que las familias venezolanas no cubren ese patrón y, más bien, se ha acentuado la caída de consumos de rubros principales en la dieta básica alimentaria, como la leche, el arroz y la harina.

Foto referencial: Miguel González


Participa en la conversación