Cavidea: vender productos a precios de diciembre 2017 agravará problema de abastecimiento

La organización señala que los incrementos de precios responden a los mayores costos de la materia prima, los insumos, empaques y mano de obra.

Caracas. El pasado martes, el vicepresidente Tareck El Aissami le advirtió a los empresarios que si no bajaban los precios de los productos al valor del 15 de diciembre de 2017 les caería todo el peso de la ley, pero este viernes las industrias de alimentos alertaron que esa medida agravará el problema de abastecimiento.

La Cámara de la Industria de Alimentos (Cavidea) en un comunicado indicó que hay preocupación por las acciones anunciadas por el Gobierno, las cuales “agravarán el problema de abastecimiento y hará inviable la producción de alimentos”.

Agrega que la medida del Ejecutivo implicaría “vender a precios que están por debajo de los actuales costos de producción y traería como consecuencia la paralización forzada de la industria. Ninguna empresa puede sostener su actividad trabajando a pérdida”.

Las empresas se han enfrentado a un cerco mediante los controles y las leyes, que han impactado en precios y abastecimiento. Cavidea agrega que los incrementos de precios responden a los mayores costos de la materia prima, los insumos, material de empaque, mano de obra y transporte que han subido “de manera importante en los últimos meses y que hemos debido enfrentar para abastecer el mercado”.

Añadeque “la restricción en el acceso a las divisas ha tenido un impacto directo en el costo de las materias primas e insumos importados”. Desde hace cinco meses, la industria no recibe dólares oficiales por la paralización de las subastas de billetes verdes.

“Para poder cubrir todos los costos, la industria de alimentos necesita generar ingresos que garanticen su sostenibilidad”, apunta.

Lee también
Canasta básica Cenda de alimentos, bienes y servicios subió 83,8% en agosto

La organización señala que las industrias están dispuestas a participar en mesas de trabajo para atender los problemas que enfrenta el sector, como la falta de acceso a la materia prima, impulso de la producción agrícola, costos de repuestos, empaques, entre otros, y reitera que están dispuestos a trabajar con las autoridades para buscar soluciones.

Solo se produce 10 % de lo que se generaba hace 19 años 

Conindustria en un comunicado indica que las arbitrarias exigencias que también se están aplicando a las empresas industriales a través de fiscalizaciones —principalmente a las del sector alimentos— van a provocar una mayor caída de la ya deteriorada producción nacional. Actualmente, en Venezuela solo se produce 10 % de lo que se generaba hace 19 años. Si no hay producción, la escasez y los precios aumentan inevitablemente.

Añade que “no es mediante la aplicación de medidas efectistas y populistas, como la arbitraria exigencia a supermercados, abastos, zapaterías, ventas de ropa, licorerías y otros expendios, obligando a rebajar los precios a niveles que no cubren los costos, que se va a superar la hiperinflación, ni la crisis socioeconómica que golpea fuertemente a la población. Esta acción, además, se ha extendido a establecimientos industriales. Por el contrario, tales acciones —que contribuyeron a provocar saqueos y destrucción de los establecimientos comerciales mencionados— solo profundizan el problema de fondo pues las empresas que han tenido que enfrentar la pérdida del inventario y de su capital de trabajo tendrán serias dificultades para reponer los productos en los anaqueles. Esto se traduce en más desabastecimiento, inflación y angustia entre las personas que buscan desesperadamente comida para mantenerse a sí mismos y a sus familias”.

La organización apunta que la economía venezolana está quebrada y la salud de una economía es responsabilidad del Estado. La falta de acceso de los ciudadanos a los bienes y servicios fundamentales tiene sus razones en:

  1. Los desequilibrios monetarios que han destruido al Bolívar como moneda y toda sociedad necesita una moneda como mecanismo transaccional y de ahorro.
  2. La falta de producción de bienes y servicios, debido al acoso e irrespeto a la propiedad privada mediante la imposición de controles excesivos e innecesarios; por la imposibilidad de acceso a las materias primas; expropiaciones, confiscaciones e intervenciones de las empresas; amenazas y castigos a los empresarios forzando la huida del capital nacional y extranjero; así como la destrucción de la cultura de la educación, del esfuerzo y del trabajo como mecanismos de acceso y superación. Esto a su vez acabó con la productividad, competitividad y la esencia misma de una sociedad basada en el trabajo. Si el gobierno no permite el aumento de los precios, basados en los costos reales; y de los salarios, para que la población tenga acceso a los bienes que necesita, el país se paralizará.

Foto: Archivo Crónica.Uno

Lee también
Carne y pollo, los grandes ausentes en las mesas tachirenses

Participa en la conversación