Desarrollan y programan distintas actividades en las que participan personas de todas las edades. Reciben apoyo de ONG, empresas privadas y públicas.

Caracas. El Centro Comunal Catia (Cecca) trabaja y contribuye en el desarrollo de esa popular parroquia caraqueña desde hace 60 años, y específicamente en los meses de agosto y septiembre han realizado de manera ininterrumpida por 41 años un plan vacacional para los chamos de ese sector. En la temporada vacacional de este año recrearon a más de 400 jóvenes, el itinerario del plan incluía siembra y cuidado de plantas.

Durante todos esos años, esta institución ha articulado su trabajo por medio del apoyo de varios entes del Estado, Organizaciones No Gubernamentales y varias empresas privadas que destinan fondos para los distintos programas que ofrecen en el Cecca.

Gracias a la alianza con el Gobierno fundamos la biblioteca Lisandro Alvarado, antes llamada Biblioteca Pública Jacobo Bentata. También tenemos una guardería que recibe a más de 90 niños, y muchas otras actividades en las que son beneficiadas principalmente personas de Catia, afirmó Luis Martínez, director general de esa institución.

A una cuadra de la estación Propatria, del Metro de la Línea 1, frente a la plaza Lisandro Alvarado está ubicada la sede en donde atienden consultas de Ginecología, Medicina General, Odontología, también ofrecen servicios de nebulización y realizan electrocardiogramas.

Chamos que participaron en el plan vacacional y en la actividades acerca del cuidado de plantas.

Además, durante todo el año tienen otro tipo de actividades como: Formación para el oficio, Programa de formación en el área de construcción, bazares y roperos comunitarios, talleres de costura, talleres de formación en panadería y pastelería.

En sus espacios ofrecen el servicio de lavandería por un precio económico, también cuentan con una sala de computación.

Lee también
Nuevo Horizonte necesita de todos para mejorar su entorno

Según su director, semanalmente participan en los programas y son atendidos en las consultas y otros servicios aproximadamente 1500 personas y la cifra asciende a 15000 parroquianos al año.

Todo el que entra aquí se enamora de lo que hacemos. De las actividades, de los programas, de los talleres. Participa gente de todas las edades, se siente la identidad que tienen con esta organización, afirmó Martínez.

Fotos: Cristian Hernández y Cecca.



Participa en la conversación