Pese a la intervención de los cuerpos de seguridad y las peticiones de los comités de usuarios, los ciudadanos finalizarán el 2017 pagando 1000 y 2000 bolívares por el pasaje, cuando la tarifa legal va de 500 a 1000 bolívares.

Barcelona. De nada valieron los operativos de fiscalización realizados por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía de Anzoátegui, las reuniones de los comités de usuarios y las quejas de los pasajeros, los choferes ganaron la pulseada y el pasaje en Anzoátegui finalizará este 2017 en 1000 bolívares en autobuses y 2000 bolívares en carritos por puesto y camioneticas.

Con el nuevo ajuste, que no se ha oficializado, quienes devenguen salario mínimo —5916 diarios— y tengan que utilizar ambos tipos de unidades para llegar a su destino, gastarán al menos 85 % de su ingreso —5000 bolívares— en costear el pasaje.

Salgo muy tarde del trabajo y las busetas de Barcelona a Puerto La Cruz cobran hasta 5000 bolívares. Y ni hablar de cuánto cobran los carritos desde la avenida Stadium (Puerto La Cruz) hasta mi casa, explicó la vendedora Alba Zapata.

El precio legal del pasaje es de 500 bolívares que fue fijado a principios de noviembre, sin embargo, el presidente de linea Upaca, Nicodemus Zambrano —que cubre el trayecto entre Barcelona y Puerto La Cruz— sostuvo que decidieron hacer el aumento debido a la crisis que enfrenta el sector.

Ya la situación del transporte es insostenible, ni que el pasaje se fije en 5000 alcanza para cubrir los costos. Nosotros solicitamos este aumento desde el propio noviembre, pero las autoridades no nos pararon pelota y decidimos hacerlo así, comentó.

Antes de la reciente alza, de manera ilegal los transportistas cobraban 700 bolívares, argumentando el ritmo acelerado en el costo de insumos.

Lee también
El precio del café en barra subió 1400% en lo que va de año

Sin autobuses 

Zambrano refirió que la línea que preside pasó de tener 170 unidades operativas a menos de 40 en la calle y de seguir la situación como hasta ahora, para el 2018 serán menos los autobuses en circulación.

Desde octubre a nosotros nos cambió la manera de trabajar con el alza extravagante de la inflación. Antes de esa fecha, un litro de aceite de tambor lo comprábamos en 20 bolívares, hoy ese mismo aceite cuesta 200.000 bolívares el litro y si es de pote sellado, cuesta 500.000 bolívares y un autobús necesita entre 10 y 28 litros. Un caucho cuesta 20 millones de bolívares y esos precios no salen en Gaceta, cambian a diario, apuntó.

El trabajador Pedro Yaguaracuto dijo que entiende la situación de los transportistas aunque rechaza la forma en como estos hacen los aumentos de las tarifas. Estos señores llegan y a lo Jalisco suben el pasaje de un día para otro. Uno entiende, pero lo que no comparto es que sea el pasajero quien pague los platos rotos. Que reclamen a las autoridades y los obliguen a ofrecerles insumos a precios accesibles.

El conductor José Acosta indicó que ellos, en promedio, hacen entre 700.000 y 800.000 bolívares diarios, lo que no les alcanza para el mantenimiento del carro.

Pablo Malavé, miembro de uno de los comités de transporte del área urbana de Anzoátegui, pidió a la ciudadanía negarse a cancelar los 1000 bolívares que están solicitando los trabajadores del volante por considerarlo ilegal. Exhortamos a la población a seguir pagando 500 bolívares en los autobuses porque eso fue lo que se acordó en noviembre. Cuando exista una Gaceta con nueva tarifa la pagaremos, pero por ahora no.

Pese al panorama, los choferes siguen cobrando la tarifa por ellos impuesta y los usuarios se limitaron a aceptarla porque de 40 personas que pueden ir en una unidad, apenas dos protestan.

Lee también
Ser mamá desde la distancia

Foto: José Camacho



Participa en la conversación