Cinco jóvenes menores de 19 años fueron asesinados por robo en Caracas

menores

En apenas cuatro meses de este año, Monitor de Víctimas ha registrado 17 homicidios de menores de edad en la capital. Distintas organizaciones aseveran que se han quebrado los valores y que no existe un Estado que proteja a los niños, niñas y adolescentes ni castigue a los delincuentes. 

Caracas. Erickson Sanabria, de 16 años, había dejado los estudios. Cursó hasta 4to año de bachillerato en el liceo José Antonio Ávalos, ubicado en El Valle. En los últimos meses se dedicaba al comercio independiente. Vendía verduras y hortalizas en el Mercado de Coche. Fue allí donde lo mataron.

La última vez que sus amigos lo vieron fue a las 3:10 a. m., el pasado lunes 27 de mayo, justo en las afueras del mercado. Se acababa de bajar del camión que lo transportaba todas las madrugadas y estaba preparando su puesto de venta cuando un grupo de delincuentes lo sorprendió para robarlo. Junto con él resultó herido otro compañero de trabajo, Cristian Barreto, de 18 años.

“Cristian murió luego de la operación. Mi hijo no resistió y llegó al hospital sin signos vitales”, cuenta la mamá de Erickson. Los jóvenes fueron trasladados hasta el Hospital Miguel Pérez Carreño. Ambos murieron luego de múltiples disparos de bala, aunque los familiares desconocen el número de impactos. Están a la espera de la autopsia.  Erickson vivía en Las Mayas con su pareja. Además, desde el 2014, era miembro de la Brigada Juvenil de Bomberos de Distrito Capital.

De acuerdo con Cecodap y Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), 1484 niños, niñas y adolescentes murieron por causas violentas en el 2018. Esto significa que cada día asesinaron a cuatro menores de edad, es decir, un niño cada seis horas. Además, ambas organizaciones revelaron en su reciente informe que la tasa de mortalidad violenta para adolescentes entre 15 y 17 años es de 99,7 por cada 100.000 habitantes cuando la tasa nacional es de 97.

Melvin Matheus fue otro adolescente víctima del hampa en mayo de este año. Al igual que Erickson, había abandonado los estudios y también era comerciante. Vendía productos por encargo que solía comprar en Cúcuta, Colombia. En su camino a una de sus entregas en La Vega, sector los Canjilones, el pasado jueves 23 de mayo, a las 10:00 p. m., fue asesinado a puñaladas. Sus allegados alegan que fue para robarlo. Su madre se enteró cuatro días después, ya que estaba en el país vecino haciendo otras compras.

Melvin era el mayor de cuatro hermanos. Tenía 17 años y vivía en La Vega con sus padres y hermanos. En las últimas semanas se estaba quedando en casa de amigos y sus hermanos pequeños se mudaron con sus abuelos que viven en los Valles del Tuy, mientras esperan el regreso de su madre.

De acuerdo con cifras de Monitor de Víctimas, 202 niños, niñas y adolescentes murieron en Caracas por razones violentas entre mayo de 2017 y abril de 2019, lo que representa un 5 % de los homicidios registrados en ese período que fueron 3324. Además, en apenas cuatro meses de este año han contabilizado 17 asesinatos de menores de edad en la capital.

Por su parte, los 1484 casos documentados por el OVV y Cecodap muestran que 174 niños y niñas (0 a 11 años) fueron asesinados el año pasado y 1310 adolescentes (12 a 17 años) fueron víctimas de homicidio. “Son datos que ya ni asombro parecen causar, pero que revelan con mucha claridad el quiebre de los valores que durante mucho tiempo mantuvieron la cohesión social y el acuerdo con normas tan básicas como la protección de una población que puede ser una de las más vulnerables”, sostuvieron en su investigación.

120 niños, niñas y adolescentes mueren cada mes en Venezuela. Eso es el equivalente a cuatro salones de clase asesinados cada mes del año. Son estimaciones que debieran estremecer la conciencia de la sociedad, alertan.

Igualmente, puntualizaron que no existe una institución pública o Estado que busque ejercer justicia, proteger a las víctimas ni castigar a los violentos. “Predomina la impunidad y así se reproduce el delito” acotaron.

De 18 años e igualmente asesinados

Lee también
Cecodap recomienda hablar de los suicidios sin tabúes

A las 10:30 a. m. del domingo 26 de mayo encontraron muerto en los Flores de Catia a Neufre Miguel Castro. El joven de 18 años vivía en el Bloque 15 del barrio 23 Enero, sector La Cañada. La noche anterior a su asesinato había ido con unos amigos a una fiesta cerca de su casa. Su tío cree que lo robaron y además, comentó que el mismo grupo con el que había ido a festejar, desapareció luego del hecho. Neufre era el mayor de dos hermanos y era estudiante de 4to año de bachillerato en el liceo Manuel Palacios Fajardo.

Por otro lado, en el barrio San Blas en Petare, los abuelos de Alexander José Ortega, de 18 años, denunciaron que habían asesinado a su nieto a las afueras de su casa, ubicada en el sector La vuelta del ahorcado. El hecho ocurrió el jueves 16 de mayo a las 8:00 p. m. Desconocen el motivo. “Alexander salió de la casa y al instante escuchamos como cinco disparos”, comentó un familiar.


Participa en la conversación